Kiosco

La Opinión de A Coruña

baloncesto - LEB Oro

El Leyma naufraga sin alma ni plan

El equipo naranja atraviesa una crisis de resultados y sensaciones - El Girona fue muy superior y Marc Gasol, sin forzar la máquina, sumó 16 puntos y 10 rebotes

28

El Leyma pierde 72-96 ante el Girona de Marc Gasol Carlos Pardellas

Sin alma. Sin plan. Sin reacción. El Leyma naufraga. Ya no solo por resultados. Sino por sensaciones. Perder contra un Girona renacido después de la llegada de Marc Gasol puede entrar en los planes. Pero la imagen dejada ayer por los naranjas no fue la de competitividad sino de apatía. Y no era la primera vez. Más de veinte puntos de diferencia (72-96) que exigen ya algún tiempo de respuesta. El equipo coruñés atraviesa una crisis de acierto. Pero su coladero está en defensa y su problema en la actitud. Si metes pocos puntos y te meten muchos, las matemáticas son claras. La mejor noticia es que se mantiene quinto, pero ya en un lío tremendo de clasificación por el play off, sin margen de error y con la visita a Pumarín en el horizonte. Las peores sensaciones para afrontar el tramo decisivo del curso.

Y la peor imagen ante los 3.000 espectadores en las gradas del Palacio, la mejor entrada del año para recibir a Marc Gasol. La leyenda del baloncesto español se llevó una ovación al principio y al final. El público casi celebraba sus canastas y no se atrevía a pitar en sus tiros libres. Sin forzar la máquina, el ex NBA se fue hasta los 16 puntos y 10 rebotes, 24 de valoración, la máxima del partido que compartió con Máximo Fjellerup (23 puntos). Aunque el público echó de menos más duelos en la pintura contra Nick Ward. Entraba uno y se sentaba el otro. Tuvieron un par de cuerpo a cuerpo que echaron chispas. Lofberg se salvó en el equipo local por anotación (17 puntos) y por ser el único que entendió el extra que necesitaba el duelo.

Como si fuera un homenaje, Gasol fue el encargado de inaugurar el marcador, en el minuto dos. Hubo que esperar otros dos, a los cuatro, por la primera del Leyma. Soluade vio que entraba por el centro Ndow, que recibió la asistencia y se colgó del aro. Los problemas anotadores de los naranjas le impedían competir. Hasta el último minuto del primer cuarto solo habían sido capaces de anotar unos míseros cinco puntos, con un triple de Hamilton como único acompañante de la canasta inicial del noruego. A este ritmo, el Girona ni necesitaba a Gasol, que se quedaba en la línea de triple, sin entrar en la pintura, acaparando miradas y repartiendo juego, lo que permitía que fueran sus compañeros los que se llevaran el protagonismo. La entrada de Ward maquilló las prestaciones y un triple de Ndow sobre la bocina dejaron el marcador en 10-17 cuando terminó el primer cuarto.

Los visitantes anotaban demasiado cómodos. Aunque a los de casa les dio un aire fresco en ataque la entrada de Johan Lofberg. Agresivo y vertical, intentó poner una tirita al enfermo. El problema era que los puntos en contra seguían cayendo sin oposición. El Girona alcanzaba sus máximas ventajas (14-28) y el Leyma celebraba como un triunfo el hecho de marcar dos canastas seguidas y lograr un parcial de 0-4 para el 21-30. Pero no había continuidad. Nick Ward aprovechó sus minutos sin Gasol sobre la pista para ponerse las botas. El pívot catalán, desde el banquillo, no quiso que el estadounidense se siguiera creciendo y volvió para cortarle las alas y encima marcar incluso un triple. El hueco entre ambos se hacía cada vez más grade (33-45).

En una situación preocupante, el Leyma tuvo sus opciones a la vuelta de vestuarios. Un triple de Lofberg puso el 50-58 y el banquillo catalán pidió tiempo muerto. Fue lo máximo que se pudieron acercar los locales. Un parcial de 0-5, dos tiros libres fallados por Monaghan y un triple del Girona fueron la puntilla. Sergio García se desesperaba y se llevaba una técnica. Pintaba negro el futuro del partido (54-71). Y si el Leyma tenía alguna oportunidad de soñar con la remontada, la expulsión por cinco personales de Lofberg la anuló. Los coruñeses se dejaron ir. La derrota ya era por más de 20 puntos y si no llega a ser por los triples finales de Soluade, Sanz y Hamilton, el escenario hubiese sido desolador.

Compartir el artículo

stats