Son los vigentes subcampeones olímpicos e inician el camino a París 2024, con un oro. El K4 500 metros español con el coruñés Carlos Arévalo y sus compañeros Saúl Craviotto, Marcus Cooper y Rodrigo Germade se impuso ayer con autoridad en la final de la Copa del Mundo de Racice (República Checa). Una victoria además que les confirma para el Campeonato del Mundo de Halifax (Canadá), que se disputará del 3 al 7 del próximo mes de agosto, donde se presentarán como los rivales a batir.

Tres regatas. Tres triunfos. El dominio del cuarteto magnífico español fue total. En la final de ayer iban por la calle seis, con Alemania, en principio su máxima rival, alejada, en la dos. Fueron los germanos los que marcaron el mejor tiempo en el primer paso intermedio, pero a partir de entonces la aceleración española fue total hasta llegar a la línea de meta en primera posición con casi un barco de diferencia con el resto. Ucrania sorprendió con su segunda posición, a prácticamente un segundo de España, mientras Lituania fue tercera, dejando fuera del podio a toda una Alemania que, salvo un cambio, presentaba la misma alineación con la que el pasado verano fue campeona olímpica en Tokio.