La piscina del Foro Itálico de Roma sigue siendo talismán para Paula Otero. La coruñesa, de 18 años, se clasificó ayer en la prueba de 800 metros para su primera final europea en la categoría absoluta tras acabar las eliminatorias con la séptima mejor marca de las participantes. La nadadora del CN Arteixo, que hace un año, en el mismo escenario, se colgó el bronce en la cita continental júnior, hizo un tiempo de 8.35.60, muy cerca de su mejor registro de siempre. Fue tercera en su serie, ganada por la alemana Isabela Gose (8.30.01) y con la turca Deniz Ertam como segunda (8.33.43) —hubo en principio un problema con ella porque había llegado claramente segunda pero los resultados le otorgaban la tercera posición por detrás de la coruñesa—. Hoy a las 19.26 horas estará entre las ocho mejores.

Paula Otero nadó una prueba muy compensada y equilibrada. Prácticamente dobló, lo que significa hacer el mismo tiempo en el primer parcial de la distancia que en la segunda ya que pasó en los 400 metros en 4.17.08. De hecho, salvo los primeros 50 metros, que los hizo en 30.56, y los últimos (31.70), realizó los 14 restantes en 32 segundos, diez de ellos incluso en menos de 32.5. En el viraje de los 250 metros se puso tercera y ya no abandonó esa posición, alejando a la alemana Leonie Beck y a la húngara Bettina Fabian parcial a parcial para consolidar un puesto que prácticamente le aseguraba la final a pesar de que todavía quedaba una serie por nadar. Tuvo que esperar y aunque le superaron cuatro nadadoras de la tercera eliminatoria, estaba dentro. Primer objetivo cumplido. Gran satisfacción después de una temporada dura en la que, además de afrontar la transición a categoría absoluta y su último año de instituto, con la EBAU incluida, pasó el COVID y llegó mermada al Mundial de hace dos meses en Budapest, donde no había podido dejar una buena imagen.

La mejor de todas y que partirá como la gran favorita al oro en la final, es la italiana Simona Quadarella, que se exhibió en la tercera serie con 8.23.46. Gose pasó como segunda por delante de la júnior turca Merve Tuncel (8.31.12), la otra italiana Martina Caramignoli (8.33.25), la otra turca Ertam y la portuguesa Tamila Holub (8.34.25). Séptima es Paula Otero y cerró las clasificadas para la final la alemana Leonie Beck (8.36.43). La otra española de la prueba, Ángela Martínez, se quedó a las puertas al ser novena con 8.39.32. La coruñesa tendrá hoy una nueva opción para seguir mejorando y ampliando sus experiencias y palmarés.

Joan Lluís Pons, quinto en 400 estilos, mejor resultado español en la primera jornada

Joan Lluís Pons obtuvo el mejor resultado de la delegación española en la primera jornada del Campeonato de Europa de natación de que se está disputando en Roma (Italia). El nadador balear fue quinto en la final de 400 estilos, una prueba en la que ya ha sido finalista olímpico y medallista continental. El español tuvo opciones de acabar en el podio hasta los últimos 50 metros, en los que el italiano Alberto Razzetti metió la directa hacia el oro (4.10.60), seguido por el húngaro David Verraszto (4.12.58). El bronce se lo tenían que repartir entre el otro italiano, Andrea Matteazzi, el otro húngaro, Hubert Kos y el español. Y fielmente este fu el orden con 4.13.29, 4.13.77 y 4.14.31 respectivamente. La jornada de eliminatoria de la mañana había sido muy positiva para la delegación española. Mario Mollá y Alberto Lozano pasaron las eliminatorias de 50 mariposa, pero no pudieron ir más allá de las semifinales acabando en la décima y en la duodécima plaza. En 100 libres, Ainhoa Campabadall se quedó en las series y Lidón Muñoz alcanzó la semifinal, pero se quedó sin el objetivo de la final. En 200 espalda, por último, también las dos españolas, Carmen Weiler y África Zamorano, alcanzaron las semifinales de la tarde. En ellas, solo la segunda se metió entre las mejores para sumar la tercera final para España tras las del propio Pons y la de la coruñesa Paula Otero. Ayer solo se disputaron tres finales. La de 400 estilos masculino y los dos relevos de 4x200 metros libres. Países Bajos se llevó la victoria en el femenino y Hungría en el masculino.