El OAR arranca con fuerza una nueva temporada en Primera Estatal al imponerse por 27-18 al Tenerife Tejina ayer en San Francisco Javier. Los coruñeses, que el curso pasado fueron la sensación de la categoría al clasificarse para la fase de ascenso después de unos años en los que incluso había coqueteado con el descenso, demostró sobre la pista que volverá a ser uno de los candidatos para estar en las plazas de arriba de la clasificación. Su dominio del partido fue de principio a fin y fue clave un parcial de 7-0 en la recta final del duelo, cuando los visitantes se habían puesto a solo dos goles de distancia.

Y es que el conjunto dirigido por Pablo Aguirregabiria apretó en los minutos finales de cada parte. Siempre fue por delante, con una ventaja de uno o dos goles. Un parcial de 4-1 antes del descanso les permitió, no obstante, coger la primera bocanada de aire para irse a los vestuarios con un 14-9 favorable. La ventaja creció hasta el 15-10 en el inicio del segundo periodo, pero entonces llegó la reacción canaria. El Tenerife devolvió el parcial, un 1-4 que le llevó hasta el 16-14. De nuevo a dos tantos. El OAR apretó en defensa y catapultado por las paradas de su portero y con buenos robos y salidas a la contra empezó a minar la moral del rival, que además notó el cansancio frente a la superioridad física local. Del 17-15 se pasó al 24-15. Quedaban menos de cinco minutos y la victoria ya parecía en el bolsillo y se certificó con el 27-18 final.

Primer triunfo de la temporada. Un refuerzo para visitar la próxima semana la pista del Lalín, el que fue el curso pasado su máximo rival por la primera plaza del grupo.