“En 70 años el OAR siempre ha estado ahí y seguirá estándolo”, dijo ayer Francisco Alvaredo, presidente de la entidad, en la presentación de Attica 21 Hotels como nuevo patrocinador del club, un apoyo que les permitirá, según el director de la cadena, José Cajide, alcanzar sus objetivos”. Se trata de “un punto de inflexión”, como valoró su entrenador Pablo Aguirre, sobre todo para el equipo de Primera Estatal, que hoy recibe al Cañiza en la tercera jornada (San Francisco Javier, 19.00 horas), y que quiere mirar hacia arriba. “El ascenso se nos escapó el año pasado, pero seguiremos intentándolo”, añadió y confirmó la ambición uno de los jugadores de la plantilla, el italiano Francesco Aragona: “Volvamos a encender la pasión por el balonmano en la ciudad. A Coruña es una ciudad de otra categoría y tenemos que ponerla en el lugar donde se merece”.

El OAR es la referencia del balonmano en el norte de Galicia y ha encontrado en este patrocinio el espaldarazo que necesitaba para regresar a la elite. Después de unos años de transición y travesía por el desierto, el equipo volvió a ser una referencia de su categoría, tercera nacional, el año pasado. Por eso el acuerdo es tan importante. “Hasta ahora teníamos la sensación de ir un poco solos”, reconoce el técnico que lleva más de treinta años al frente del conjunto oarista. Aguirre destacó que el 80% de la plantilla salió de su cantera. Y añadió que para los fichajes se fijan en jugadores que quieran implicarse con la cantera, como una pescadilla que se muerde la cola. Son ellos mismos los encargados de formar a las próximas generaciones del club.

En eso puso de ejemplo a Francesco Aragona, un italiano que llegó a A Coruña “casi por casualidad” y que ahora es el hombre más conocido de A Cubela. “Cada semana vienen tres o cuatro niños nuevos. Si seguimos así... llegaremos a los de toda la ciudad”, bromeó a la vez que afirmó que esto lo que hará será encender el motor del balonmano. Esfuerzo y trabajo en equipo fueron dos de las palabras más escuchadas por los protagonistas. Valores que han unido a OAR y Attica 21.