Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

hockey sobre patines - OK Liga masculina

Liceo-Barça, sea cuando sea

El Clásico llega al Palacio un miércoles y tras cinco semanas de parón - Los coruñeses quieren asaltar el liderato culé, con tres puntos de distancia entre ambos

César Carballeira protesta en un partido contra el Barcelona de la temporada pasada. CARLOS PARDELLAS

Da igual que sea un miércoles. De la fase regular —cuando hay play off por el título—. Aún al inicio del curso. Y justo después de la disputa del Mundial donde la mayoría de sus estrellas han estado con sus selecciones en las últimas semanas. Un Liceo-Barça siempre es un clásico, el partido de los partidos de hockey sobre patines en España. El Palacio de los Deportes de Riazor acogerá a partir de las 20.00 horas el duelo entre los dos grandes aspirantes a la OK Liga. El vigente campeón, los de casa, que tienen en su mano asaltar el liderato de los visitantes, destronados el año pasado y con el orgullo tocado en sus últimos enfrentamientos contra los verdiblancos. La vuelta a A Coruña de los hermanos Grau, Carles y Marc, que los últimos tres años defendieron el pabellón liceísta y fueron los refuerzos de los azulgrana de este verano, le pone la guinda a un duelo que además servirá al conjunto local para hacer la foto de familia con todas sus categorías de base, además de ser designado Día del Club: las entradas costarán 5 euros para socios y abonados a través del acuerdo con el Deportivo; y 10 para el resto, con los niños —menores de 12, estudiantes del colegio Liceo o con ficha de la Federación Gallega de Patinaje— con acceso gratuito.

El Mundial indudablemente marca el partido. Juan Copa ha tenido cuatro jugadores con los que no ha podido trabajar en las últimas cinco semanas: David Torres, Bruno di Benedetto, Mati Bridge y Fran Torres (que será el descarte para el partido de hoy). La cuenta de Edu Castro subió a seis, de los cuales solo han regresado cinco. La grave lesión de Matías Pascual, que se fracturó la tibia y el peroné con su selección en las semifinales frente a Italia y ha tenido que pasar por quirófano para afrontar ahora un largo proceso de recuperación, es una baja que trastoca los planes de los culés. Con Sergi Fernández, Pau Bargalló, Ignacio Alabart, Helder Nunes, João Rodrigues y el argentino fuera, estos solo dispusieron en este tiempo de los Grau, Sergi Panadero y Sergi Llorca, este recuperándose de una lesión y que incluso bajó al filial para jugar la OK Plata y coger ritmo. En ese sentido, el técnico coruñés sí que ha podido contar con más jugadores y de mayor peso con Martí Serra, César Carballeira, Álex Rodríguez, Fabrizio Ciocale, Arnau Canal y Sito Ricart, además del caso del recién llegado Pol Manrubia, que ha tenido más tiempo de aclimatación a la ciudad, al equipo, a sus nuevos compañeros y al entrenador y sus sistemas.

Aunque ya en su debut, antes del parón, parecía completamente integrado. Marcó un gol, sirvió dos y el Liceo se impuso al Reus para sacudirse todas las dudas del inicio de la temporada, con la derrota en las semifinales de la Supercopa de España precisamente frente a los rojinegros —que se tomaron la revancha de la final de la liga del año pasado— y en la pista del Noia. El equipo coruñés es quinto, con 15 puntos —Calafell, y Reus, con 16, y Noia, con 15, tienen un partido más— y el Barcelona es líder con un pleno de 18 tras un inicio de año arrollador con todo victorias. El triunfo verdiblanco volvería a igualar todo en lo alto de la tabla, como si fuera un reinicio en toda regla de la competición después seis jornadas y cinco semanas de parón.

Con Juan Copa en el banquillo, las estadísticas en los duelos entre liceístas y azulgrana se han ido igualando. El técnico ha sabido tocar las piezas que necesitaba el equipo para ser competitivo ante el todopoderoso trasatlántico culé. Ante la diferencia presupuestaria, ingenio técnico y táctico. La primera: no sentirse inferior. La segunda basada en la resistencia y la tercera, en el poderío físico. La clave es hacer dudar al rival porque en el bando verdiblanco habrá jugadores que encuentren los resquicios, sobre todo hombres de la casa como David Torres y César Carballeira, que se crecen en este tipo de enfrentamientos. Pero es cierto que hay una gran diferencia con respecto a las últimas temporadas. Y es que el Liceo ya no es el Liceo campeón, en el sentido que ha habido una auténtica revolución en una plantilla en la que solo han permanecido tres de sus integrantes, todavía encontrando el equilibrio y la mejor fórmula para unir sus fuerzas. En eso estaba el técnico coruñés cuando llegó el Mundial y hubo que parar. La espera se ha hecho larga pero por fin termina. Y cómo termina. Solo queda abrocharse los cinturones y disfrutar del vuelo.

Juan Copa: “Tenemos un plan y esto acaba en julio... pero mejor ganar hoy”

A veces el hockey sobre patines se puede parecer a una partida de ajedrez, sobre todo cuando están por el medio espléndidos estrategas como Juan Copa y Edu Castro. “Si no me equivoco, entramos a los banquillos de Liceo y Barcelona los dos a la vez. Así que nos conocemos muy bien”, reconoce el técnico coruñés sobre su homólogo, con el que incluso comparte procedencia, ambos de dos pequeñas aldeas del municipio lucense de O Incio. Pese a que ya está todo inventado y es muy difícil sorprender, en cada enfrentamiento cada uno de ellos se saca algún as de debajo de la manga. O se los esconden. Según convenga, jugando al gato y al ratón, que el año es muy largo y lo que hay que hacer es llegar al play off con la mayor información y en la mejor forma posibles. Pero eso no implica renunciar al partido de hoy. “No es una final, está claro... pero estos partidos mejor ganarlos”, indica Copa.

“Nosotros tenemos un plan para el partido”, reconoce el entrenador del Liceo. “A partir de ahí, bien con victoria, bien con derrota, lo que necesitamos es recoger la máxima información para la próxima vez que volvamos a enfrentarnos. Esto acaba en julio”, reconoce. En ese sentido, los verdiblancos serán más novedad. “Ellos tienen un estilo más definido. Porque casi no han cambiado piezas. Nosotros intentaremos buscar sus debilidades e imponer nuestra filosofía”, analiza. En ese sentido, le gustaría ver que los suyos han dado un paso adelante. “Hay gente que tiene que dar un paso al frente y que vivirá por primera vez la experiencia de enfrentarse al Barça con la camiseta del Liceo. Para nosotros es un capítulo nuevo y vamos a ver en qué nivel estamos”, añade.

Copa está contento por cómo fue el trabajo durante el parón. Le hubiese gustado jugar más partidos, por lo que se le hizo largo, más ver el Mundial por la tele y que se le pusieran los dientes largos. Pero por lo menos al Liceo no le salió tan caro como al Barça, que pierde por lesión a Matías Pascual. “Tenemos que estar muy concentrados al principio para no notar la falta de competitividad”, señala. “Veo al equipo con mucho ritmo. Los jóvenes son cada día mejores”, continúa. “Los dos equipos queremos ganar, pero es una jornada para igualarnos”.

Compartir el artículo

stats