Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Hockey sobre patines - OK Liga masculina

Muy pronto, pero más cerca

El calendario no benefició a un renovado Liceo que compitió pese a las dos derrotas

Fabrizio Ciocale y Pau Bargalló disputan una bola en el Liceo-Barça del pasado miércoles. | // VÍCTOR ECHAVE

Siete jugadores nuevos. Dos de los que le hicieron campeón, ahora en el bando contrario. Un equipo joven, prácticamente sin experiencia. Y con apenas unos meses de acoplamiento encima. Y aun así, solo hubo un gol de diferencia entre el Liceo y el Barcelona. Los verdiblancos incluso pudieron empatar con un penalti a tres minutos para el final y acabaron encerrando a los culés en su área. Una derrota que, cómo no, duele porque al eterno rival siempre se le quiere ganar, pero que solo suma mirando hacia el futuro. Los coruñeses cierran el Tourmalet (Noia, Reus y Barça), que ya sabían que les pillaba demasiado pronto, en las peores fechas posibles además con un Mundial de por medio, con solo tres puntos, quintos y a seis del liderato. Más cerca de lo esperado, por lo menos en sensaciones y juego, pero obligados a dar un acelerón de aquí al próximo parón —en Navidad—. Empezando desde este fin de semana en Alcoy.

“Esto acaba en julio”, repite como un mantra Juan Copa porque quiere dejar claro que aún le queda tiempo para evolucionar a esta plantilla, a la que quiere exprimir, sacar el máximo rendimiento. Y aún le queda trabajo. No con quienes ya están acostumbrados a las exigencias de la camiseta, los que se quedaron del año pasado, David Torres, Álex Rodríguez y en especial César Carballeira, que está siendo el mejor del conjunto coruñés en este inicio de temporada. La llegada de Pol Manrubia también es un extra como ya se dejó notar contra el Reus antes del Mundial, donde Bruno di Benedetto demostró que con el Liceo todavía puede ofrecer más. Son los nuevos los que tienen que dar un paso al frente y dejarse notar y los que vienen son los partidos idóneos para hacerlo, para llegar a los que hay algo en juego con más rodaje. Fabrizio Ciocale, con la asignatura pendiente del gol, lo ha dado y cumplió con buenos minutos en la primera parte contra el Barcelona. Sito Ricart tiene toda la calidad del mundo para hacerlo cuando se lo crea. Arnau Canal todavía no ha encontrado su sitio y es vital para un grupo necesitado de gol.

Esa es la especialidad del técnico coruñés. Sacar lo mejor de cada jugador. Y dotar de carácter al equipo. Solo así se puede competir pese a las diferencias de presupuestos y por ende de plantillas. Que el corazón te lleve hasta donde no lo pueden hacer las piernas. No se sabe cuál será la cota a la que llegará este curso el Liceo. En las finales es en donde quiere estar. Ya se perdió la de la Supercopa. Queda la liga, que termina en play off, la Copa del Rey y la Champions, que en enero será otra gran atracción. Nuevas etapas en el proceso de construcción de un campeón.

Compartir el artículo

stats