Después de la derrota contra Gipuzkoa —unida a las de Oviedo y Andorra, aunque con un triunfo por el medio—, el Leyma necesitaba un cambio de rumbo. Por sensaciones y por resultados. Porque estaba en peligro de quedarse descolgado demasiado pronto. La respuesta naranja ha sido la esperada. Dos victorias seguidas (Castelló y Cantabria) y esta noche en Albacete (20.45 horas) buscará la tercera que le permita cerrar el año algo más cerca de sus objetivos. De momento, la tabla parece mostrar un ligero escalón entre los diez primeros y el resto. Hasta la novena plaza hay premio. Falta mucho. Pero ya menos hacia el final de la primera vuelta. Cuatro partidos solo. El conjunto coruñés ha llegado hasta aquí con titubeos, pero la solidez de las dos últimas jornadas basada en un necesario juego coral (incluido un récord de anotación de 109 puntos) es un indicativo de un nuevo y más competitivo comienzo.

El partido, por las fechas, puede ser uno de los más complicados de la temporada, insertado entre dos fiestas destacadas (Nochebuena y Nochevieja), lo que obliga a mantener una elevada capacidad de concentración, pero también a entrenar y a quedarse sin vacaciones. “Tenemos que agradecer al Concello que nos permitió entrenar los días 24 y 25 en el pabellón”, señala Diego Epifanio, que añade: “Los chicos han tenido que pasar la Navidad en A Coruña y trabajando porque la fecha del partido obligaba a ello. Por lo menos, hemos podido disfrutar de nuestra gente mientras estábamos fuera del pabellón e intentamos que las sesiones que hicimos desde el último partido nos permitan seguir creciendo como equipo para competir en Albacete”.

El conjunto manchego es uno de los que esta temporada se estrenan en la LEB Oro. Lleva tres victorias y diez derrotas, pero el técnico naranja no se quiere confiar. “Creo que está compitiendo muy bien los partidos, exigiendo mucho al rival, como la semana pasada en Madrid contra el Estudiantes”, valora. “Es un equipo en el que muchos jugadores son nuevos en la categoría pero están jugando a mucho ritmo, buscan jugar muchas situaciones de campo abierto, de uno contra uno, y están exigiendo a los rivales que estén al cien por cien de nivel de concentración y esfuerzo físico para poder competir contra ellos”, analiza el burgalés.

19

Lluvia de peluches en el partido del Leyma Coruña

Para Epifanio, la clave será intentar controlar su ritmo de juego con el fin de frenar las situaciones de canastas fáciles de campo abierto. Pero sin descuidar en ningún momento el control del rebote en los dos aros, algo en lo que el Leyma ha sobresalido en las anteriores jornadas. Atoumane Diagne, de hecho, es el tercero de la liga en esta estadística con una media de casi ocho por partido a pesar de que no es el que más minutos juega y la mayoría de ocasiones sale Lottana Nwogbo de titular. Esta noche el entrenador naranja podrá contar con todos sus efectivos, incluido Olle Lundqvist, que ya volvió a jugar la semana pasada contra Cantabria.