El Liceo ya conoce a sus rivales para la Liga Europea que arrancará el próximo 26 de enero: Benfica, Oliveirense y Calafell. El sorteo, celebrado ayer en Oporto, no benefició al conjunto verdiblanco, encuadrado en el grupo A, el de más nivel de los cuatro de los que se compone este fase. Es el único, de hecho, con dos equipos portugueses y dos españoles, las dos ligas más potentes. Solo los dos primeros tras una liguilla entre ellos tienen plaza para la final a ocho. Los coruñeses debutarán en Oliveira de Azemeis, después recibirán al Benfica (9 de febrero) y cerrarán la primera vuelta en Calafell (22 de febrero); este pasará por el Palacio el 9 de marzo (donde ya ganó esta temporada en la OK Liga), el 23 del mismo mes toca la visita a Lisboa para acabar en casa frente al Oliveirense (13 de abril). En el resto de grupos, en el B figuran el Porto, el Sarzana, el Trissino y el Noia. En el C, el Barça, el Lodi, el Forte dei Marmi y el Valongo. Y en el D, el Sporting, el Reus, el Barcelos y el Saint Omer.

La competición propiciará el encuentro con varios exjugadores verdiblancos. Al Benfica se fue este verano el francés Roberto di Benedetto, que se verá las caras con su mellizo Bruno di Benedetto, ahora en las filas liceístas. Y el camino contrario, Lisboa-A Coruña, lo tomó hace dos meses Pol Manrubia para llegar cedido por el Benfica. En el conjunto luso también juega el coruñés Eduard Lamas, criado en la cantera del colegio y con dos etapas en el primer equipo; así como dos argentinos que pasaron por la ciudad como Lucas Ordóñez y Pablo Álvarez. Este último tuvo el protagonismo indiscutible de las semifinales de la Golden Cup del año pasado con cuatro goles que dejaron al Liceo sin la final. En el Oliveirense también hay representación exverdiblanca. Está el argentino Franco Platero, que ya se marchó hace dos años, después de la conquista del título de la Copa del Rey en A Coruña. Y Jordi Adroher, que lo hizo el pasado verano como uno de los artífices, gracias a su acierto a bola parada —es célebre por sus directas—, de aquella Copa del Rey y de la posterior Supercopa y también presente en el título liguero.

“Estamos contentos por volver a competir en la Liga Europea. Cualquier grupo que nos tocara iba a ser difícil por la categoría de los rivales”, valoró Juan Copa, “pero nos han tocados dos equipos portugueses súper reforzados como el Benfica y el Oliveirense”, añadió. “Y después el Calafell, que ya lo conocemos. El objetivo es competir y conseguir una de las dos plazas. Los partidos de casa van a ser vitales y se van a ver grandes partidos en el Palacio de Riazor”, concluyó. Que ruede la bola y empiece el espectáculo.