baloncesto - Liga Femenina 2

41-53 | El Maristas doblega al Cortegada

Vulovic y Basáez, fundamentales para remontar y volver a ganar después de dos derrotas - Acaban 2023 como terceras

Julia Razo. |  // IÑAKI ABELLA

Julia Razo. | // IÑAKI ABELLA / A. G. / redacción

A. G. / RAC

El Maristas hizo un ejercicio de entereza y seriedad para doblegar al Cortegada (41-53) en el derbi que le esperaba para cerrar el año. Las coruñesas llegaban al duelo tras dos derrotas consecutivas que les habían hecho mella y que habían generado cierta ansiedad competitiva en el equipo. Pero en Vilagarcía volvieron a esa versión redonda que les permitió remontar y acabar la temporada acechando al dúo de cabeza, Segle XXI y Miralvalle.

El Mariscos Antón Cortegada inició el encuentro bloqueando a su rival, al que le costaba encontrar su juego, pero una vez que puso en pista a Vulovic y Basáez, comenzó un camino ascendente que acabó condenando a las vilagarcianas.

El Cortegada salió buscando el juego interior con Diaw Absatou que le creaba problemas en ataque a las coruñesas e intimidaba en defensa. De hecho, arrancó con un parcial de 6-0 en el que la senegalesa fue la única anotadora. Lo cortó Galán con un triple, pero el Cortegada mantenía su nivel de intensidad que le permitía crecer en el marcador ante un Maristas atascado y con una Sendy Basáez apagada.

Bajo el aro, el juego se igualó en el segundo cuarto con la entrada de Vulovic. La pívot comenzó a dominar el rebote y a causar daño al Cortegada, que tuvo que contrarrestar con el tiro exterior. Maristas decidió apostar por una presión a toda pista, lo que creó problemas al rival, que veía cómo su distancia, que estuvo cerca de ser de diez puntos, se iba reduciendo poco a poco hasta desaparecer (20-20). Al Cortegada no le salía nada y Javi Nogueira se desesperaba buscando soluciones.

La tendencia positiva de Maristas continuó. Las visitantes, con Vulovic, y Andrea Pérez, mantenían la distancia. En el último cuarto, el equipo local entró en una constante suma de errores que permitió a las coruñesas seguir ampliando. Mala selección de tiro, complicaciones al leer la defensa rival y problemas para frenar a Vulovic y a las tiradoras exteriores fueron algunos de los errores en los que incurrió el Cortegada, que parecía apagarse mientras Maristas crecía.

Más de cinco minutos estuvieron sin anotar, una racha que rompería Stojanovska, pero cuando las coruñesas ya habían cruzado la línea de los diez puntos (33-45). A falta de tres minutos, el Cortegada pareció resucitar. Una canasta de Diaw y un triple de Stojanovska situaban el 39-48 obligando a Buendía a pedir tiempo muerto y frenar el amago de reacción. Un triple de Arfinengo lo dejaba sentenciado y premiaba a Maristas resucitado.