Hockey sobre patines - OK Liga Iberdrola

María vs Claudia: el derbi de la familia Sanjurjo

Las hermanas coruñesas se midieron el domingo, el Fraga y el Bembibre, con victoria para la mayor

Las hermanas Sanjurjo: María (Fraga) y Claudia (Bembibre).

Las hermanas Sanjurjo: María (Fraga) y Claudia (Bembibre). / La Opinión

Con el 87 a la espalda. Las dos con el mismo apellido: Sanjurjo. La misma procedencia: A Coruña. Pero distinto nombre y diferentes camisetas. Un derbi fraternal. María, con la burdeos del Esneca Fraga. Claudia, con la negra del Bembibre. Y sus padres, Sonia y Javier, en la grada del pabellón leonés manteniendo la imparcialidad y disfrutando de dos hijas en la elite del hockey sobre patines nacional. El domingo, la victoria fue para la mayor por 0-2. El equipo aragonés es el tercero de la liga y el berciano, en su estreno en la categoría, lucha por la permanencia.

María vs Claudia: el derbi de la familia Sanjurjo

María vs Claudia: el derbi de la familia Sanjurjo / María Varela

No era la primera vez que se enfrentaban. En la primera vuelta de la OK Liga Iberdrola el resultado fue incluso más abultado a favor de María y las suyas, que ganaron por 7-1, incluido un gol de la coruñesa, mientras que a su hermana porque no pudo terminar el partido al ver una cartulina roja. El domingo, el Bembibre jugaba en casa y no se lo puso tan fácil. “Nos costó el gol hasta el final”, reconoce María —los dos tantos llegaron en los últimos diez minutos—, “hicieron un planteamiento que nos lo complicó mucho”. “Sabíamos que iba a ser complicado, llevamos muy bien la primera parte y en la segunda, aunque nos metieron dos goles, nos fuimos muy satisfechas por haber acabado así contra un equipo de arriba”, analiza Claudia.

Un partido especial

Fue un día “especial”, ya no solo por jugar la una contra la otra sino porque es una ocasión para juntarse toda la familia. “Me hace ilusión verla y ver que está tan bien. Tiene que seguir creciendo, ya ha dado el paso de estar en la elite y se nota que está evolucionando en el juego”, dice la mayor sobre la pequeña. Se llevan siete años —una va para 24 y la otra acaba de cumplir los 17— así que siempre hubo varias generaciones entre ambas y sin embargo, ve estos enfrentamientos como algo natural. “Ya entrenaba muchas veces conmigo el año pasado. Hace tiempo que he dejado de verla como a una niña pequeña”, explica María. Claudia, formada en el Dominicos, creció viendo en su hermana “una referente”. “Pero en la pista la veo como a una rival más”, sentencia.

Para lo que queda de temporada, María tiene grandes retos ya que el Esneca Fraga está en cuartos de final de la Champions —contra el Matera—, en la Copa de la Reina y es tercero de la liga. “Nos quedan dos o tres meses en los que tenemos mínimo un partido cada semana en el que nos jugamos mucho. Vamos a por todas”, confirma. Ya sabe lo que es levantar títulos con el Gijón (Copa de la Reina) y con la selección española (Mundial). Precisamente, la espina del último Europeo ganado por España, para el que fue convocada y se lesionó en la semana previa, “está ahí”, aunque no sea su prioridad. “Estoy centrada en mi equipo y si después me llama la selección, será un premio”. El objetivo de Claudia en el tramo final del curso es lograr la salvación: “Es lo que queremos este año. El que viene ya buscaremos cosas más grandes”.

Suscríbete para seguir leyendo