24 de octubre de 2017
24.10.2017

El Dépor destituye a Pepe Mel y apuesta por Cristobal Parralo hasta junio

La derrota ante el Girona precipitó los acontecimientos. El consejo confía en alguien que ya está en la casa. Parralo ya dirigió hoy en Abegondo. Manuel Pablo y Rubén Coméndez asumen por ahora el comando del Fabril

24.10.2017 | 21:51
El Dépor destituye a Pepe Mel y apuesta por Cristobal Parralo hasta junio
El Dépor destituye a Pepe Mel y apuesta por Cristobal Parralo hasta junio

La derrota del Dépor en la noche del lunes ante el Girona ha precipitado los acontecimientos y el club acaba de anunciar la rescisión del contrato de Pepe Mel como máximo responsable del primer equipo. El madrileño salvó el match-ball del duelo ante el Getafe y logró un empate en Eibar que le dio un poco de aire, pero el 1-2 de ayer y las maneras que apunta el equipo en estos dos meses de competición le han condenado. El consejo de administración apuesta por gente de la casa, ya que en su escrito deja claro que Cristobal Parralo, actual entrenador del exitoso Fabril de Segunda B, es el que asumirá el comando del grupo hasta final de temporada. El técnico cordobés dirigió su primera sesión esta tarde en Abegondo tras los contactos mantenidos durante el día de hoy para resolver el futuro de Pepe Mel. Por ahora, Manuel Pablo y Rubén Coméndez, técnico del juvenil A, asumen el comando del Fabril. Efecto dominó en Abegondo

Parralo, junto a sus ayudantes Javi Manjarín y Luis Rodríguez Fandiño, trabajó en su primera sesión en Abegondo como máximo responsable técnico. Los titulares han trabajado a menor ritmo. Mel se despedirá mañana de la afición en una rueda de prensa a las diez de la mañana en Riazor junto a Tino Fernández. Ambos estuvieron esta tarde en Abegondo junto a sus colaboradores más cercanos.

Las trayectorias de Pepe Mel y Cristobal Parralo han sido totalmente opuestas. Al madrileño, ahora destituido, no le costó nada que su mano se notase la pasada temporada cuando suplió a Garitano. De hecho, un empate ante el Atlético y las victorias frente al Barcelona y el Sporting, que fueron medio pasaporte para la salvación, fueron casi los mejores avales de su gestión en los primeros meses. A largo plazo no fue capaz de llegar al grupo y el equipo fue perdiendo fuerza, aunque le llegó para seguir en la máxima categoría. Tino Fernández confió este verano en él para que continuase, a pesar de que ya era algo contestado en Riazor. El equipo no avanzaba, se mostraba desorganizado y coqueteaba con el descenso.

La etapa del entrenador cordobés en A Coruña, ahora técnico del primer equipo, tuvo un inicio titubeante y, de hecho, la fuerte apuesta por el Fabril en Tercera no se hacía notar en la clasificación. Le costó, pero acabó líder y ascendió a Segunda B. Cada vez más jugadores apuntaban al primer equipo y el grupo era reconocible con un fútbol vistoso que ha gustado en Abegondo. Este año ha ido más y ha asaltado el primer puesto de la tabla en la vuelta a Segunda B. Ahora le toca trasladar ese modelo de fútbol y éxito al primer equipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes