03 de mayo de 2018
03.05.2018

Los candidatos son tres

Carmelo del Pozo, del Levante; Luis Helguera, Las Palmas, y Víctor Orta, Leeds, son los tres aspirantes al puesto de director deportivo -El club blanquiazul anunciará en breve el nombre

03.05.2018 | 09:13

Carmelo del Pozo, Luis Helguera y Víctor Orta son los tres principales candidatos a ocupar la plaza de director deportivo del Dépor, vacante existente por la marcha de Richard Barral a principios de este año. Un puesto clave en el nuevo organigrama del Deportivo, que además podría estar acompañado de un secretario técnico que complementase la figura del principal responsable de esta parcela.

Del Pozo parece el mejor situado en esta final a tres, entre otras cuestiones porque está muy interesado en trabajar en A Coruña, pero su problema es que tiene un año más de contrato con el Levante, al que llegó con el equipo granota en Segunda y logró formar una plantilla que llevó al cuadro valenciano a Primera División tras solo un año en la categoría de plata. El triunfador fue Juan Ramón López Muñiz, el entrenador que logró el ascenso y que fue destituido pasada la mitad de la actual campaña, llegado de la mano de Del Pozo.

Helguera está trabajando para la Unión Deportiva Las Palmas y también mantuvo una entrevista con los representantes del cuadro blanquiazul, que satisfizo a los rectores del club. El exfutbolista del Zaragoza, entre otros, está interesado en la posibilidad de recalar en el club blanquiazul, aunque según dicen desde Gran Canaria su mensaje es que desea continuar en la isla.

Orta también tiene una pequeña pega, que fichó por el Leeds, de la Championship, hace ahora un año, tras haber permanecido durante el año y medio anterior en el Middlesbrough también inglés. Antes había trabajado en el Sevilla, Zenit San Petersburgo y Elche. Su conocimiento del fútbol internacional y del español lo convierten en una pieza muy codiciada desde la plaza de Pontevedra.


Inicialmente el que parece que tiene una mejor posición en la parrilla de salida es Carmelo del Pozo, pero tiene todavía un año más de contrato y una cláusula de rescisión de 500.000 euros, cantidad que el club coruñés no está dispuesto a satisfacer. Si el técnico consigue desvincularse del cuadro granota, tendría grandes posibilidades de convertirse en el máximo responsable deportivo de la entidad blanquiazul. Esa es la premisa básica. El Levante trató de aprovechar el interés del Deportivo para meter por medio la continuidad de Róber con la camiseta azulgrana, pero los dirigentes coruñeses se niegan a negociar, ni por el director deportivo, ni por el futbolista.

En breve el consejo de administración blanquiazul anunciará el nombre del que será encargado de formar la plantilla del regreso a Primera División y también de confirmar al entrenador. Para ese puesto hay ya varios nombres que suenan: Clarence Seedorf no descarta su continuidad, y el club tampoco; Juan Ramón López Muñiz fue el hombre de Del Pozo que ascendió al Levante en un año; pero las cosas no siempre se tienen que repetir, que dicen por aquí; y hay otro candidato dispuesto a dar un paso atrás para seguir creciendo, al parecer: Asier Garitano.

El mejor colocado es Del Pozo, pero los 500.000 euros que tiene de cláusula de rescisión podrían frenar su llegada. "De momento no hay nada decidido", decía ayer una fuente del club deportivista. Sin embargo, tanto en Valencia como en Oviedo, donde Carmelo del Pozo estuvo hasta 2016, dan por hecho que el segoviano aterrizará en Riazor para cubrir la plaza vacante dejada por Richard Barral. Tiene que negociar con el Levante para liberarse del compromiso que tiene hasta junio de 2019, porque el Deportivo no pagará "ni un solo euro" por su incorporación; pero además, Del Pozo tiene que "arreglar" unos asuntos personales antes de tomar una decisión definitiva.

La llegada del nuevo director deportivo no será la única incorporación del club coruñés en la parcela deportiva, ya que también piensa en la incorporación de un secretario técnico -lo que vendría a ser un segundo director deportivo- para empezar a sentar las bases de un equipo de trabajo con años de proyección. Serían dos equipos distintos, pero todo bajo la supervisión de la dirección deportiva. Incluso esta segunda figura podría proceder del fútbol gallego, de entre aquellos numerosos colaboradores con los que lleva contando el club en el último decenio. Lo que parece claro es que se aventura una importante remodelación en la estructura del club blanquiazul con respecto a lo que se mantenían desde hace ya varios años. Primero llegó de fuera el máximo responsable de la cantera, ahora lo hará el técnico que vaya a mandar en los dos principales equipos: Del Pozo, Orta o Helguera. En menos de una semana tiene que haber una solución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes