17 de septiembre de 2018
17.09.2018
La Opinión de A Coruña
Fútbol

Tercera derrota del Fabril

El filial sucumbe ante el Ponferradina, líder de Segunda División B, que se adelantó por dos veces en el marcador - El Celta B se lleva el derbi ante el Coruxo

17.09.2018 | 01:04

El Fabril perdió ayer en Abegondo frente al Ponferradina (1-2) en Abegondo, lo que supone la tercera derrota consecutiva del filial en esta temporada, la segunda como local. Había iniciado el Fabril la campaña con un empate (2-2) en el campo del Internacional de Madrid, frente al que se dejó dos puntos en el minuto 96 en el que los madrileños empataron gracias a un penalti. En la siguiente jornada, los blanquiazules cayeron en el mini derbi contra el Celta B (0-1) y volvieron a sucumbir en la jornada siguiente, en su visita al Fuenlabarada, también por un solitario gol (1-0).

Ayer los fabrilistas empezaron también por debajo en el marcador, como le sucedió hasta ahora en todos los partidos, pues Yuri adelantó a los bercianos en el minuto 20 al anotar de penalti. Igualó el uruguay May cuando el partido estaba a punto de llegar al intermedio, pero en una contra, Carnicer hizo el segundo para los visitantes, que resultó definitivo para la suerte del encuentro y que el Ponferradina siga líder de la categoría, mientras que el Fabril ocupa el penúltimo puesto con un solo punto.

En O Vao se disputó un derbi vigués entre el Coruxo y el Celta B, que ayer echaron por tierra el mito de que un partido de rivalidad no suele ofrecer un buen juego y, mucho menos goles. El derbi respondió a lo que se esperaba de dos equipos que marchan en la zona alta de la clasificación. Buen juego, por momentos, presión, intensidad, ocasiones de goles y oportunismo. Dosis más que suficientes para que los aficionados que acudieron a O Vao, en buen número disfrutaran con el encuentro.

Salió mejor el Coruxo, presionando de medio campo hacia arriba y no dejando que los célticos salieran con el balón controlado. El encuentro se fue equilibrando a medida que pasaban los minutos. El Coruxo ya no presionaba con tanta intensidad y el Celta B comenzaba a estirarse hasta que llegó el único gol del partido, en un balón que quedó muerto en el área local, donde apareció Apeh para fusilar a Alberto, que no puede hacer nada para evitar el tanto que daría el triunfo a los celestes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes