El Deportivo afrontará el domingo en Riazor el partido más exigente de todos los que ha disputado desde que arrancó el campeonato. El líder de la categoría y otro de los máximos aspirantes al ascenso visitará el estadio blanquiazul avalado por sus seis victorias en siete partidos y la solvencia mostrada en su juego. El Málaga representará una piedra de toque importante para el conjunto de Natxo González, a la vez en su mejor momento desde que arrancó el campeonato y con un triple desafío a tiro.

El triunfo del domingo pasado en Tarragona coloca al Deportivo ante la posibilidad de enlazar tres victorias consecutivas por primera vez desde hace cinco años y al mismo tiempo el pleno logrado en Riazor (dos partidos ganados de dos disputados hasta la fecha) le brinda la posibilidad de alcanzar una racha desconocida desde comienzos de 2012.

En ambos casos los registros corresponden a las últimas temporadas en las que el equipo militó en Segunda División y en los que su rendimiento le permitió alcanzar la meta del ascenso.

De imponerse al Málaga el domingo en Riazor, el conjunto blanquiazul lograría una racha de triunfos en su estadio que no consigue desde hace casi siete años. El equipo no enlaza tres victorias como local desde la temporada 2011-12, un registro que remite directamente al récord de triunfos logrado bajo la batuta de José Luis Oltra.

El Deportivo logró aquel curso ganar nueve partidos consecutivos entre principios de diciembre y mediados de febrero. A partir de esa cifra cimentó su regreso a Primera División después de un paréntesis de un solo año. La racha la frenó el Sabadell a domicilio después de cinco triunfos como local y cuatro como visitante.

16

Entrenamiento de alta intensidad en Abegondo

Los números son todavía lejanos para el actual equipo de Natxo González, que podría recortar la distancia este domingo ante el Málaga en el caso de conseguir la victoria. Un tercer triunfo en Riazor este curso permitiría al conjunto blanquiazul mejorar los registros que logró en su última temporada en Segunda División. En aquel curso 2013-14 con Fernando Vázquez al mando nunca logró encadenar tres victorias en su estadio. Lo máximo fueron dos (en la jornada 12 ante el Madrid Castilla y la 14 frente al Mallorca), aunque sí consiguió mantenerse invicto durante nueve compromisos seguidos como local.

Aquel Deportivo no perdió en Riazor desde que en la jornada 6 se impuso al Alcorcón (1-0) hasta que Las Palmas visitó el anfiteatro blanquiazul en la 22 (1-2). Ese rendimiento en sus estadio permitió al conjunto de Fernando Vázquez afianzar sus opciones de ascenso a través de una regularidad a la que aspira ahora el grupo dirigido por Natxo González.

Para eso aspiran este fin de semana a un triunfo que complete el pleno en Riazor en este comienzo de temporada y al mismo tiempo que le permita enlazar tres victorias en jornadas consecutivas. Precisamente la última ocasión en la que lo consiguió fue en ese curso en Segunda con Fernando Vázquez (entre la jornada 33 y la 35, hace cuatro años y medio). En las siguientes cuatro temporadas en Primera el equipo fue incapaz de alcanzar una racha semejante. El conjunto de Natxo González se apoya ahora para lograrlo en las buenas sensaciones que acumula desde la victoria ante el Granada. En ese compromiso logró dar continuidad a la imagen mostrada como local ante el Sporting y después consiguió trasladarla también a domicilio en la visita al Nàstic. Era lo que ansiaba Natxo González para iniciar una racha de resultados positivos.