01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de A Coruña
Fabril43Castilla

El Fabril remonta en quince minutos y tumba al Castilla para creer en la salvación

May, con un gol y una asistencia, fue clave saliendo desde el banquillo en el minuto 77

01.12.2018 | 19:20
El Fabril remonta en quince minutos y tumba al Castilla para creer en la salvación

Quince minutos que pueden ser muy recordados al final de la temporada. El 1-3 que mostraba el luminoso de Abegondo en el minuto 78 empujaba al Fabril a una nueva derrota y a seguir en las catacumbas de la clasificación. No llegaban las victorias y no se vislumbraba una salida a una situación que empezaba a ser dramática, pero un gol de Uxío encendió la chispa y uno a uno los tantos fueron cayendo para superar una diferencia de dos goles en contra y acabar haciendo hincar la rodilla al Castilla (4-3), pleno de condiciones, que llegaba a la ciudad deportiva blanquiazul como colíder. El gol de Víctor hizo el delirio en la grada y puede marcar un punto de inflexión en la trayectoria del filial.

El Castilla golpeó pronto con un tanto de Manu Hernando, pero el Fabril supo rehacerse con un disparo de Víctor que las manos blandas de Zidane hicieron bueno. 1-1. Todo hacía indicar que se llegaría con el marcador igualado al descanso. No fue así. Un lanzamiento de falta de Cristo envió al Fabril por debajo en el marcador a los vestuarios. Tras el descanso, los hombres de Sergio Pellicer lo intentaron y lo intentaron, mientras el conjunto blanco amenaza con ampliar la ventaja. Y, de hecho, lo hizo con un tanto de Quique Fornos en propia puerta. 1-3.


El duelo se había puesto muy cuesta arriba. El filial nunca se rindió. Le ayudó la nueva vida que le dio Guillermo May al ataque . A los dos minutos de salir del banquillo le había dado una asistencia a Uxío para lograr el 2-3. Tres más tarde marcaba otro tanto de cabeza para certificar la igualada. Quedaban ocho minutos más descuento y el panorama parecía propicio para que se produjese una remontada. Pues a punto estuvo de perder el equipo coruñés. El meta Pedro López se tuvo que emplear a fondo para evitarlo en un insistente arreón del Castilla. Finalmente, Víctor marcó de cabeza en el descuento un tanto con cierto suspense, ya que parecía que se encontraba en fuera de juego al cabecear. El colegiado le dio validez a la acción y todos celebraron. Vía libre para luchar y soñar con la salvación.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook