01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de A Coruña

Natxo planea un giro a domicilio

El técnico medita renovar el once con hasta cinco cambios. Recompondrá la defensa con Bóveda y Somma, y en el rombo del centro del campo tienen opciones de entrar Didier, Expósito y Carles Gil

01.12.2018 | 01:37
Natxo González revisa sus notas sobre el césped de Abegondo.

Cinco cambios en el once hará Natxo González mañana contra el Rayo Majadahonda si finalmente opta por llevar a la práctica las pruebas tácticas que ayer realizó en Abegondo. Sería prácticamente medio equipo nuevo en busca de una reacción a domicilio en un escenario singular como el estadio Cerro del Espino. Dos de las novedades serán obligadas debido a las bajas por sanción de David Simón y Domingos Duarte. Ayer, por segundo día consecutivo, el técnico eligió a Eneko Bóveda y a Michele Somma para recomponer la zaga titular, por lo que todo apunta a que el vasco, en el lateral derecho, y el central italiano, como pareja de Pablo Marí en el eje de la retaguardia, tendrán una oportunidad desde el inicio. Además, según esas pruebas cambiarían tres de los cuatro vértices del rombo que Natxo siempre dibuja en el centro del campo. De los que jugaron ante Osasuna solo repetiría Pedro Mosquera, a la espalda de Didier Moreno, Edu Expósito y Carles Gil, las otras tres novedades en el once que el vitoriano esbozó.

El técnico dedicó buena parte del entrenamiento de ayer a realizar correcciones tácticas con la plantilla dividida en dos grupos. Primero separó a los teóricos once titulares, mientras el resto de futbolistas jugaban al fútbol tenis. Eligió para ese primer turno a Dani Giménez, Bóveda, Somma, Pablo Marí, Saúl, Mosquera, Didier Moreno, Edu Expósito, Carles Gil, Carlos Fernández y Quique González. A continuación los dos grupos se intercambiaron los papeles y el técnico realizó el mismo ejercicio con los siguientes jugadores de campo: Gerard Valentín, Dubarbier, Domingos, Caballo, Álex, Krohn-Dehli, Vicente Gómez, Fede Cartabia, Borja Valle y Christian Santos.

No son pruebas concluyentes al 100% -porque antes de visitar al Rayo Majadahonda todavía falta el entrenamiento de esta mañana y Natxo suele hacer algún retoque de última hora el día previo a competir, como mínimo uno- pero sí orientativas del giro a domicilio que busca el técnico. Le disgustó mucho el rendimiento que ofreció el Dépor en su última salida, en Almería, donde mereció perder y acabó salvando un punto gracias a un zarpazo de Fede Cartabia en la recta final (1-1). Quiere que el equipo coruñés aumente su competitividad como visitante. Sabe mejor que nadie que es imposible mantener fuera el altísimo rendimiento de Riazor, pero es el primero en reconocer que el Dépor puede y debe hacer las cosas mejor en sus desplazamientos. Además, las características del estadio Cerro del Espino, con las gradas pegadas al rectángulo de juego y un césped que no estará en las mejores condiciones, le invitan a decantarse por jugadores más físicos como Didier Moreno.

Con Vicente en la estrategia

Vicente Gómez, uno de los fijos en los planes de Natxo, podría quedarse en el banquillo. Ayer no ensayó con los titulares en la pruebas tácticas pero sí lo hizo después, en el repaso a la estrategia. Para esas acciones a balón parado el isleño relevó a Edu Expósito entre los elegidos, así que ambos tienen opciones de estar en la alineación de mañana contra el Rayo Majadahonda.

Sea de una u otra forma, Vicente está preparado para ayudar desde donde le toque. "Cuando he estado bien, a disposición, siempre he jugado, pero si me tocara rotar, mi objetivo es tan grande y tan importante que por estar fuera alguna semana no hay que bajar los brazos", afirmó el grancanario. "El objetivo es muy grande y tan a largo plazo que quizá alguna semana va a tocar salir y que entre otro compañero. Lo más importante es conseguir el objetivo -recalcó Vicente-. Si subimos a Primera, todos vamos a ser jugadores de Primera".

El centrocampista tiene "ganas de volver a ganar fuera", algo que el Deportivo no logra desde el encuentro deTarragona del pasado 30 de septiembre. Es uno de los mejores visitantes de la categoría, pero solo se impuso en dos de sus ocho salidas, ante Extremadura (0-1) y Nàstic (1-3) . "Estamos con ganas de volver a ganar. La última vez que lo hicimos fuera fue el día del Nàstic pero no tenemos alarma por esos resultados fuera. Los objetivos y las sensaciones no son acordes pero estamos haciendo relativamente buenos números", señaló.

"Es anecdótico ahora ser segundos. Estamos contentos por tener muchos puntos pero todavía queda muchísimo", añadió Vicente, que se propone "conseguir una salida más limpia de balón y tener más valentía" para sacar adelante los partidos también fuera de casa. Sobre el duelo de mañana ante el Rayo, advierte de que será un compromiso "muy complicado contra un equipo con mucho desparpajo". "Tienen gente quizá no conocida para el público en general pero con el balón hacen las cosas muy bien y son muy intensos en la presión", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook