08 de febrero de 2019
08.02.2019
Natxo González Entrenador del Deportivo

"Tengo claro que vamos a ascender"

"No hemos pasado por ningún momento delicado, ojalá que no llegue" - "El cambio del rombo nació del grupo" - "En el trabajo diario, Quique sigue enchufándolas dentro" - "El de Granada puede ser un partido para Mosquera"

08.02.2019 | 01:13

Natxo González espera que sus jugadores compitan el domingo en Granada con el mismo "grado de activación" que mostraron en Gijón, donde el Deportivo rompió una racha de cuatro meses sin ganar fuera de casa. Llega un momento decisivo de la temporada, con varios enfrentamientos directos que marcarán el futuro de un equipo que, según su técnico, mantiene el nivel que tenía hasta enero.

- ¿Sale reforzado el Dépor del mercado invernal?

-Somos el mismo equipo. Hemos perdido a Carles Gil y hemos traído a Matías Nahuel.

- ¿Y en comparación con los rivales directos?

-No sé cómo se mide eso. Los que más se han reforzado es porque creían que lo necesitaban más, y nosotros no creíamos que lo necesitábamos tanto.

- ¿Valora más la no salida de los pilares que las llegadas?

-Sin duda alguna. Eso es lo más importante y esa base es la que nos tiene que llevar un poquito al éxito.

- ¿Demuestra eso el buen grupo que hay en el Dépor?

-Sí. Es un buen síntoma. Es porque están contentos con la decisión que tomaron, con el grupo que tienen, por cómo van las cosas, por el trato, por la instalación, por la ciudad? Cuando uno está feliz renuncia a otras cosas.

- ¿Le hubiese gustado que el papel para el que se fichó a Íñigo López lo pudiera cumplir un chaval del filial?

-Hombre, indudablemente si hubiéramos tenido a un jugador que nos hubiera generado un poquito esa tranquilidad y esa confianza para momentos muy concretos, momentos que pueden ser decisivos. Tampoco quiero decir que no haya jugadores [en el filial] que en un futuro tengan más cosas de las que están mostrando, pero obviamente en el momento en el que está ese equipo, en el momento en el que estamos nosotros y con lo que nos vamos a jugar, entendíamos que no podíamos arriesgar.

- ¿Qué le parece la revolución en la cantera que anunció Carmelo del Pozo?

-Prefiero no meterme en cosas que no me competen.

- De momento, ya ha llegado Luisito al Fabril, ¿usted también ama tanto al fútbol como a su mujer, como él le pide a sus pupilos?

-Yo tengo más amor por mi mujer. Imagínate que digo lo contrario. Obviamente, al final los que estamos metidos en esto son las 24 horas del día. No somos capaces de desconectar, pero lo que es amor amor... yo tengo más amor por mi mujer que por el fútbol.

- ¿Están siendo semanas de especial actividad para usted, de matizar mucho el sistema y repensarse muchas cosas?

-Sí, sobre todo cuando las cosas se tuercen, cuando tuvimos esa rachita en la que no encontrábamos la victoria y habíamos perdido un poco nuestra alegría dentro del campo y nuestro juego, pues obviamente tienes que tomar decisiones. Tratas de que sean lo más acertadas posibles y para eso tienes que manejar muchos datos del día a día, muchos vídeos? Pero bueno, es que soy entrenador y eso conlleva tener que estar tomando decisiones continuamente.

- Entre diciembre y enero el equipo enlazó tres jornadas sin ganar ni marcar, ¿qué era lo que fallaba?

-Son cosas que son de puertas para adentro, también cuando las cosas van bien. Al final somos muy autocríticos y siempre analizamos, desde la victoria y desde la derrota. Sí que es verdad que hay momentos en los que tiene que haber una mayor reflexión y una mayor profundidad en los análisis, y capacidad para hacer ese diagnóstico y que los jugadores expongan lo que realmente piensan, al igual que yo, para llegar a una solución y a un punto de unión, que es lo importante dentro de un colectivo.

- ¿Quién dio el primer paso para aparcar el rombo, ellos o usted?

-No se trata de quién da el primer paso? Es una puesta en común. El líder de todo esto soy yo y el que toma las decisiones soy yo, para lo bueno y para lo malo. ¿De dónde ha nacido ese cambio? Pues del grupo.

- ¿Ahora es un Dépor menos previsible para los rivales?

-Eso ya lo tiene uno planificado desde el inicio, sabe que va a haber un momento en la temporada en el que hay que ir modificando cosas. Me pasó siempre, me seguirá pasando siempre y nos pasa a todos. Los rivales te van conociendo mejor, como tú a ellos, y es normal.

- Todos los equipos pasan por momentos delicados a lo largo de la temporada, ¿el peor del Dépor ya pasó?

-Nosotros pasamos por dos o tres semanas de dudas, pero no hemos pasado por ningún momento delicado. Ojalá que no llegue y que sigamos así, pero bajo mi punto de vista no hemos pasado por un momento delicado.

- ¿Ni siquiera tras los cuatro meses sin ganar fuera?

-No. Yo veo las cosas con más naturalidad, soy más objetivo y tranquilo en ese sentido. Sí me hubiera preocupado mucho que en ese tiempo hubiéramos perdido todo, pero desde mi posición tengo que ser más tranquilo y no dejarme llevar. Todos tenemos peores números fuera que en casa y el Dépor también, aunque seamos el Dépor. De puertas para dentro tenemos que ser conscientes de que somos quienes somos y la responsabilidad que tenemos, pero que no somos más que nadie.

- ¿A medida que se acerca el final de campaña nota más presión por tener que subir a Primera?

-No me supone más presión. Como tengo claro que vamos a ascender, no tengo ninguna presión de ese tipo.

- ¿Le gusta o simplemente convive con ella?

-Gustarme, no lo sé, pero convivo siempre. Aquí tienes presión porque tienes un objetivo muy ambicioso que es ascender, en Zaragoza lo mismo, en Reus por no descender? siempre tienes la presión que va contigo. Aparte de eso luego es el entorno, la afición, si es de una manera o de otra, pero realmente lo que yo siento para mí lo llevo sintiendo muchos años. No es especial porque ahora esté aquí.

- ¿La victoria en Gijón sirve para afrontar de otra manera la visita a Granada?

-Yo creo que sí. Volvimos a ganar y a partir de ahí hay que buscar por qué no ganamos fuera muchas jornadas y sí lo hicimos en ese momento. Hay que sacar conclusiones de ese partido. Metimos dos goles y para vencer fuera de casa hay que meter dos porque siempre encajamos uno. Para marcar a domicilio hay que ser eficaces, como lo fuimos, y luego sí que fuimos un equipo más desagradable de lo habitual, bien entendido lo de desagradable. Competimos muy bien y eso nos dio la victoria.

- Después de ganar en Gijón dijo que los jugadores sentían que "era el día"?

-Ese es el tema, sentir en Granada lo mismo que sentimos en El Molinón, con la diferencia de que no vamos a tener a 2.000 deportivistas con nosotros.

- ¿Teme que esa liberación de volver a ganar fuera rebaje la tensión competitiva en Granada?

-Eso es lo que tenemos que demostrar, que eso no nos libere sino que sepamos cómo he salido yo a nivel individual en El Molinón, con qué grado de activación, para intentar salir de la misma manera en Granada. Eso es lo que tenemos que marcarnos como objetivo, independientemente de lo táctico.

- ¿Puede ser un partido para Mosquera?

-A Mosquera le va a llegar [su oportunidad] y puede ser. Habéis visto todas las pruebas que he hecho, así que sabéis que puede ser una opción.

- ¿Qué ha pasado para que no haya tenido ni un minuto en los últimos dos meses?

-Son decisiones futbolísticas. No hay nada detrás aparte de lo futbolístico. Me decidí por dar algo de estabilidad en esa posición con Álex. No es descartable que busquemos una reestructuración ahí porque voy conociendo más a los futbolistas y voy sabiendo quién encaja mejor en cada sitio.

- ¿Pueden jugar los dos a la vez?

-Ya lo han hecho este año, claro que pueden.

- Contra el Tenerife un sector de la afición de Riazor criticó la tardanza en los cambios. ¿Por qué espera tanto para hacerlos?

-Yo manejo muchas cosas que la gente no maneja. Estoy pendiente de Fede, de cuántos minutos puedo disponer de él, estoy pendiente de muchas cosas de las que la gente no se entera, pero soy consciente de que siempre hay algo para poder criticar al entrenador. Va con mi cargo y, por lo tanto, lo tengo que asumir.

- ¿Hace los planteamientos y las alineaciones demasiado en función del rival?

-Eso es mentira.

- ¿Entonces es siempre el mismo Dépor, independientemente de contra quién juegue?

-Hombre, lógicamente en función de si ellos juegan con dos puntas, con uno o con cuatro, pues defenderemos más una zona o más la otra? La prueba es que siempre hemos jugado con nuestro dibujo habitual. No sé en base a qué se sacan estas conclusiones. Siempre trato de imponerme. Eso no quita que yo no tenga que saber un poco dónde están los puntos fuertes del contrario para tratar de contrarrestarlos.

- ¿Quique volverá a ser el mismo de principios de temporada?

-Lo importante es que él esté tranquilo. Si él lo está, los demás también lo estamos. Es suficientemente maduro para entender que hay fases en las que le pegas con la uña y entra, y otras en las que no. Puede haber cierto grado de preocupación por su parte, porque al final el delantero vive de los goles, pero luego lo importante es saber gestionarlo y hay dos caminos: encontrarte precipitado y ansioso, o entender que entra dentro de la normalidad y trabajar. En el día a día no le ves que ahora tire cinco veces y se le vayan fuera. Él sigue enchufándolas.

- ¿Quién va a ser más importante de aquí al final, Quique o Christian?

-Espero que los dos. Al final vamos a hacer falta todos para conseguir los objetivos.

- De los jugadores que no conocía cuando llegó al Dépor, ¿Expósito es el que más le sorprendió?

-Sí, es uno de los que más me han sorprendido gratamente. Estamos viendo la evolución que está teniendo y el margen que tiene todavía, porque tiene mucho margen. A ver si no se nos duerme.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes