El colegiado vasco fue contundente en todas sus decisiones, pero también supo hablar. Si alguno pudo salir perjudicado por sus errores, ese fue el Rayo.