12 de abril de 2019
12.04.2019
Fútbol | Deportivo

Martí estrecha la zona ancha

Su apuesta por el doble pivote, en vez de por tres mediocentros, reduce las plazas en una línea medular superpoblada, con cinco candidatos para solo dos puestos

11.04.2019 | 21:25
José Luis Martí da instrucciones durante el entrenamiento de ayer en Abegondo.

Orejas tiesas en Abegondo, todos alerta y en tensión máxima para tratar de ganarse la confianza del nuevo entrenador del Deportivo, José Luis Martí, quien hoy traslada a Riazor su cuarta y última sesión previa a su debut en el banquillo blanquiazul, mañana en El Sadar (18.00 horas). El cambio de técnico reactiva a todos los futbolistas, tanto a los que jugaban habitualmente, para no caerse del once, como a los que no contaban demasiado, que ahora tienen la esperanza de asomar la cabeza y ganarse un sitio. Todos parten de cero y en todas las demarcaciones la competencia se dispara, especialmente en un centro del campo superpoblado por la configuración inicial de la plantilla debido a la apuesta del anterior entrenador, Natxo González, por utilizar tres mediocentros a la vez. Por esa razón el director deportivo, Carmelo del Pozo, reforzó en verano el fondo de armario para la zona ancha del campo al elevar a seis el número de pivotes: Álex Bergantiños, Pedro Mosquera, Edu Expósito, Didier Moreno, Vicente Gómez y Michael Krohn-Dehli, que sigue lesionado. Media docena de medios, cinco de ellos disponibles para repartirse desde mañana solo dos plazas en la alineación, en vez de tres como hasta ahora.

En su último partido en el banquillo de Riazor, el del pasado sábado frente al Rayo Majadahonda, Natxo eligió a Didier, Vicente y Edu para componer su característico rombo, completado por Pedro Sánchez partiendo desde la mediapunta. Álex, sancionado, vio el encuentro desde la grada, al igual que Mosquera, descartado una jornada más por decisión técnica. Hace más de un mes que el coruñés no tiene minutos, desde la derrota en Riazor ante la Unión Deportiva Las Palmas (0-1). Aquel día fue titular y a partir de ahí no solo dejó de contar en las alineaciones sino que se quedó fuera de las siguientes convocatorias ante Almería, Oviedo „viajó pero no se vistió de corto„ y Rayo. Ahora se abre para él un nuevo horizonte de esperanza por poder ayudar al equipo sobre el terreno de juego en las nueve jornadas que faltan. No sería la primera vez que pasa de secundario a protagonista tras un cambio de entrenador. Ocurrió hace un par de temporadas con la llegada de Pepe Mel, que le dio galones cuando se hizo cargo del equipo.

Tanto Mosquera como Álex, Didier, Vicente y Edu están disponibles y solo dos de ellos formarán desde el inicio mañana en El Sadar, por lo que lo normal es que el nuevo técnico deje a alguno de ellos fuera de la convocatoria para Pamplona. Martí estrecha la zona ancha del campo en busca de más equilibrio y orden, dos de las cualidades que le están faltando al Dépor para volver a ser competitivo. La nueva identidad del equipo dependerá, en gran medida, de las características de los dos pivotes por los que apueste el mallorquín en su debut. Hoy, a puerta cerrada en Riazor, definirá si por delante de los dos centrocampistas forma con un mediapunta para enganchar con el delantero o bien opta por un 4-4-2, con Christian y Quique, quien ayer trabajó con normalidad después de que el martes y el miércoles se retirara a los vestuarios antes que sus compañeros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes