17 de abril de 2019
17.04.2019

Ganar, único plan del Dépor

Tras dos meses sin triunfos, las formas pasan a un segundo plano para el equipo coruñés, obligado a tumbar sí o sí al Extremadura Álex: "Necesitamos vencer, independientemente de cómo sea el juego"

16.04.2019 | 20:20
El once inicial con el que el Deportivo logró su última victoria el pasado 10 de febrero en Granada.

Lejos, muy lejos, queda la última victoria del Deportivo. Hace poco sumó los tres puntos frente al Reus en los despachos, pero en el campo han pasado más de dos meses desde la última vez que ganó. Fue el 10 de febrero, en el Nuevo Los Cármenes, donde el equipo coruñés se impuso al Granada gracias a un solitario gol de Quique González (0-1). Desde entonces, solo decepciones, cinco empates y tres derrotas que le han hecho tocar fondo y se han llevado por delante a Natxo González. Su sustituto, José Luis Martí, regresó sin ningún punto de su debut en Pamplona y el domingo, frente al Extremadura, dirigirá su primer encuentro en Riazor con la obligación de sacarlo adelante como sea. A estas alturas, y tal y como está el Dépor, las sensaciones no valen de nada. Lo que cuenta de verdad son los resultados, tal y como apuntó ayer Álex Bergantiños: "Al final, lo que importa en fútbol es ganar y llevamos mucho tiempo sin hacerlo. Cuando estás en una dinámica negativa necesitas esa victoria, independientemente de cómo sea el juego".

El Dépor busca un resultado positivo para tener algo a lo que agarrarse. La situación es crítica, con el equipo coruñés en una cuesta abajo permanente que le ha apartado incluso de la zona del play off. Ahora es séptimo, a un punto de Mallorca y Málaga, pero solo dos por encima de Sporting y Oviedo. "Es un momento difícil. No estamos en los puestos que nos gustaría. Es el peor tramo de la temporada. Necesitamos cuanto antes volver a sentir lo que es una victoria", añade el centrocampista coruñés, convencido de que la plantilla del Deportivo está capacitada para aguantar la presión y salir adelante porque, a su juicio, los futbolistas blanquiazules son conscientes de dónde están y a qué club representan.

"Todo el mundo que vino aquí sabía de la exigencia que iba a haber toda la temporada, la exigencia de conseguir el ascenso, y la mayoría de jugadores siendo conscientes de lo que es la categoría, de las más igualadas o la más igualada del mundo. Sabíamos de esa dificultad, teníamos la ilusión por estar mejor a estas alturas pero era un escenario que se podía dar. Si queremos competir en Primera y conseguir los objetivos tenemos que pasar estos momentos y responder ante ellos. Aquí hay gente capacitada para hacerlo y tenemos que demostrarlo en el campo, si estamos capacitados para competir a este nivel", argumentó Álex antes del entrenamiento de ayer en Abegondo.

OBJETIVOS A CORTO PLAZO

Más que nunca, se centra exclusivamente en el partido más inmediato, en este caso el del domingo contra el Extremadura en Riazor (16.00 horas). "Queda poco tiempo y hay que sumar. Ahora estamos fuera de todo. Hacer cuentas o pensar en objetivos a largo plazo es perjudicial. Hay que pensar exclusivamente en el partido del domingo y prepararlo bien. No nos va a hacer ningún bien hablar de lo que pudo ser o de las expectativas que había. Tenemos que superar este momento pensando exclusivamente en el domingo. Necesitamos volver a sentir la sensación de ganar, es lo que más necesitamos ahora mismo", añadió Álex Bergantiños, que prevé un encuentro muy complicado ante la escuadra que dirige el coruñés Manuel Mosquera. "Es un equipo que llega en un buen momento anímico, Manuel conoce muy bien al equipo y el club y eso les permitirá conocer puntos débiles nuestros. Querrán una victoria para salir de los puestos de descenso, que están muy apretados. Se enfrentan dos rachas anímicas contrapuestas. Nosotros tenemos que sacar personalidad para sacar adelante la situación", recomendó el centrocampista del Deportivo.

TRABAJO TÁCTICO DEFENSIVO PARA INICIAR LA SEMANA

La plantilla del Deportivo regresó ayer por la mañana al trabajo en Abegondo, donde José Luis Martí dedicó buena parte del entrenamiento al trabajo táctico defensivo. El técnico dividió a sus futbolistas en dos grupos, que por turnos realizaron las mismas tareas a sus órdenes en el campo 2 de la ciudad deportiva, con titulares y suplentes mezclados. El ejercicio consistió en corregir el posicionamiento y los movimientos tanto de la línea defensiva de cuatro futbolistas, como de los dos medio centros. Martí quiere adelantar bastante la retaguardia, como demostró en el arranque del partido contra Osasuna el pasado fin de semana en su estreno en el banquillo blanquiazul.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes