24 de abril de 2019
24.04.2019

Entre la desilusión y el hartazgo

El consejo de administración decidió presentar su dimisión por la falta de ilusión que tenían sus integrantes a su llegada y también por el cansancio ante las críticas recibidas de una parte de Riazor

23.04.2019 | 22:55
Imagen de la mesa presidencial en la Junta de Accionistas de 2016.

Poco más de cinco años se mantuvo Constantino Fernández Pico al frente del Deportivo, el tiempo que transcurrió desde el 21 de enero de 2014 hasta anteayer. Se convirtió en nuevo presidente con el respaldo abrumador del 72,09% de las acciones representadas en aquella Junta de Accionistas. Él y sus compañeros del consejo de administración arrasaron también en la Junta Extraordinaria convocada en julio de 2018 para decidir quién regiría los destinos del club durante los siguientes cinco años, 98,98%. También arrasaron hace cuatro meses cuando sometieron la aprobación de las cuentas anuales en la Junta Ordinaria, en la que recibieron el apoyo del 99,2% del accionariado representado. Otros cinco años de mandato, 60 meses, de los que no cumplieron ni el 10% por un "deterioro importante de la ilusión" , que mantenían los seis consejeros en julio pasado, según fuentes cercanas a los dirigentes. Le faltó el gol a Tino, que se aparta a un lado de forma "irrevocable", y deja el club en una situación económica saneada, aunque todavía con una deuda importante de 82 millones de euros, más o menos la mitad de la que tenía el club cuando entró en el concurso de acreedores, que ascendía a 162 millones.

▶Desencanto. Desilusión y hartazgo. La decisión de presentar la dimisión tiene su culmen tras la derrota del pasado domingo contra el Extremadura en Riazor. Según estas fuentes un consejero espetó al final de ese encuentro que era hora de marcharse. Los demás compañeros se callaron y decidieron aguardar al lunes para tratar el asunto con más tranquilidad en la habitual reunión de cada semana. Fue en ese momento cuando Tino Fernández expuso su cansancio, como ya había transmitido la semana anterior al regreso de Pamplona. Rápidamente se pusieron de acuerdo los seis consejeros. ¿Influyó la pitada de Riazor? Fue el detonante, pero las fuerzas anímicas empezaban a ser escasas hace varias semanas. ¿Por qué ahora? Porque consideran que hay tiempo para convocar la junta extraordinaria y para que las personas nuevas que puedan llegar al cargo tengan tiempo para trabajar. La previsión es incluso que el nuevo consejo esté al frente del club ya en el último partido de la fase regular de la temporada. Falta que se haga oficial la convocatoria de la Junta Extraordinaria y a partir de ahí habrá un mes para la celebración de la asamblea extraordinaria. El consejo de administración entrante será nuevo porque los integrantes de la actual adoptaron una decisión que consideran "irrevocable", están hartos y sin solución y creen que en A Coruña puede y tiene que haber otra persona, o personas, con la misma ilusión que tenían ellos cuando se accedieron a la directiva, en el mes de enero de 2014.

Víctima de la "silla eléctrica". Tino Fernández y sus compañeros del consejo de administración „Enrique Calvete, Martín Pita, Daniel Ramos, Juan José Jaén y Ramón Piña„ fueron víctimas de lo que Augusto César Lendoiro (expresidente del club) dio en llamar "la silla eléctrica". De esta forma se refirió al palco de autoridades de Riazor justo el día antes de ceder el bastón de mando a Fernández Pico. "El palco es como la silla eléctrica, porque el estar allí constantemente solo lo sabe el que está. Hay que aparentar que estás tranquilo, que no va contigo lo que ocurre en el partido y, sin embargo, sabes la importancia ya no solo del resultado, sino que de ese resultado deportivo, está el resultado económico", había dicho Lendoiro en su despedida.

Los plazos. El consejo de administración saliente remitió al asesor jurídico del club, Óscar Rama, un escrito para que convoque a la mayor brevedad posible la Junta Extraordinaria en la que cesarán de sus cargos. El tiempo estimado para realizar esa convocatoria es de dos semanas, aproximadamente. A partir de su publicación habrá un mes para la celebración de esa asamblea y para la proclamación de un nuevo consejo de administración. Una fecha aproximada sería la del 7 de junio, justo antes de finalizar la primera fase de la Liga en Riazor contra el Córdoba. A partir de ahí los nuevos dirigentes de la entidad deportivista tendrían el suficiente tiempo para preparar la plantilla de la próxima temporada. El equipo blanquiazul todavía puede alcanzar una plaza en la fase de ascenso, de la que lo separan cuatro puntos, y pelear por el tercer billete que conduce a Primera División. Y en el peor de los casos, la temporada finalizaría ese segundo fin de semana de junio y empezaría la configuración de la plantilla del curso siguiente.

Candidatos. La pregunta del deportivismo es ¿quién será el aspirante que suplirá a Tino Fernández? En la anterior convocatoria, la de enero de 2014, llegó a haber hasta cuatro candidaturas diferentes -Tino Fernández, Augusto César Lendoiro, Paco Zas y Manuel Cascallar-, pero se retiraron ante el apoyo que había obtenido Fernández de los socios del club. Ahora, solo existen especulaciones: se habla del regreso de Lendoiro; del posible interés de Juan Carlos Rodríguez Cebrián, cuyo nombre aparece en todas las quinielas, y, sobre todo, de Fernando Vidal. Este era el encargado de la parcela deportiva del consejo presidido por Tino Fernández hasta que en octubre de 2017 decidió presentar la dimisión. El exconsejero alegó en aquel momento que "en los últimos tiempos, por muy diversos motivos", no se había sentido "todo lo cómodo y a gusto" que hubiera deseado para desempeñar "en responsabilidad" su labor, había explicado en una carta dirigida a los aficionados del Deportivo y recogida en la web del club. Fue el instante de la ruptura del principal responsable de la conformación de la candidatura que llevaría a Tino Fernández a la presidencia. Ahora su nombre cobra fuerza como principal candidato a sustituir a su antiguo presidente.

¿Si no hay aspirantes? De la Junta Extraordinaria tendrá que salir un nuevo consejo de administración. La decisión de los miembros de la directiva saliente es tajante, la decisión de marcharse es "irrevocable". ¿Y si no hay candidatos? Lo más lógico en estos casos es que se convoque una nueva Junta Extraordinaria, aunque supondría retrasar un mes más, al meterse en julio, la elaboración de la plantilla del próximo curso. A falta de una fecha oficial, lo más normal es que la temporada 2019-20 empiece sobre la tercera semana de agosto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes