08 de mayo de 2019
08.05.2019
Jesús Martínez Loira | Candidato a la presidencia del Deportivo

"Mi plan se basa en recuperar la unión del deportivismo y en el fútbol"

"Al nuevo consejo lo elegirán los grandes accionistas, pero debería de tenerse en cuenta que esto no va solo de tener muchas acciones" "Mi intención es plantear un proyecto independiente"

07.05.2019 | 23:31
Jesús Martínez Loira posa en el despacho de su candidatura en la plaza de Pontevedra.

Jesús Martínez Loira (Cangas, junio 1970) fue el primero en presentar su candidatura a presidir el nuevo consejo de administración que salga de la Junta extraordinaria de Accionistas convocada para el próximo día 28. Conocedor de las interioridades del club, su mensaje es conciliador: busca la unidad del deportivismo y centrarse en el fútbol.

¿Por qué se presenta?

Básicamente porque tengo la sensación de que con lo que se ha generado, que es una pequeña crisis, hay una enorme oportunidad de proceder al saneamiento de una situación de hace años. Por mi situación personal tengo mucha vinculación con Tino (Fernández) y una relación muy bien articulada con Augusto (César Lendoiro) y una buena situación con todas las demás partes que nos permitiría llegar a un punto de solución. Es una pena no aprovechar esta oportunidad y no tenía absolutamente a nadie a quien ayudar o empujar para intentarlo; así que llegué al convencimiento de que o lo hacía yo o no lo hacía nadie.

¿La decisión fue solo suya o lo empujó alguien?

Mi mujer. Le comenté la situación y le hice mis razonamientos y me dijo que adelante. No le pedí permiso a nadie, lo que hice fue comunicarlo al día siguiente. Anuncié que iba a promover una candidatura. Se lo comenté en primer lugar a Tino y ese mismo día se lo dije a Augusto. Los dos se llevaron una sorpresa, como es normal. Aunque en ese momento no tenía claro que iba a ser yo el que diera el paso al frente, pero tras dos días de buscar alguna alternativa que no encontré, pensé en que lo hago yo o no se hace. Y aquí estoy.

¿Mantuvo reuniones con ambos?

La primera fue telefónica y luego tuvimos otra presencial, sí.

¿Les solicitó su apoyo?

No. Ni se lo pedí ni se puede pedir. Les comenté lo que iba a hacer y, curiosamente, ambos me dijeron "no sabes lo que haces". Los dos me dieron el consejo de no meterse, pero ya estaba convencido de que si no lo hacía yo nadie lo iba a hacer. No puedo pedir apoyos a Tino porque es el presidente del club en este momento y como tal no puede dar apoyo a nadie; y Augusto lo mismo, porque tiene 25 años de historia en el Deportivo, veinte de los cuales fueron extraordinarios, están en la memoria de todos y no tiene sentido que le pida apoyo. Lo que puedo hacer es contar y escuchar, y sacar mis conclusiones. Son más parecidas sus respuestas de lo que ellos mismos se puedan imaginar.

¿Su idea nació a raíz de que Tino Fernández anunció que presentaba su dimisión?

Sí, claro. Me sorprendió porque no lo esperaba. Vi varias opciones y fue cuando decidí promover una candidatura, pero como no encontré a nadie que quiera liderarla para hacer lo que yo quiero hacer, decidí dar el paso.

¿Qué es lo que quiere hacer?

Plantear un proyecto independiente y no es cuestión de pedir apoyos, sino ir consiguiéndolos con un proceso que pudiese ser apoyado por varias fuerzas, que no tienen porque ser de igual tamaño ni de igual intensidad. Hay todo un mundo alrededor de la figura de Augusto y hay todo un mundo alrededor de lo que es el actual consejo o de lo que no es Augusto, me da igual. Hay que conseguir un apoyo de una masa social muy grande que lo que quiere es que el orden que hay en el club ahora mismo continúe y que lo deportivo mejore; y que la base mejore. Y hay otro grupo, probablemente pequeño pero significativo en la propia historia del club, que considera que existe una herida que hay que curar y esto también tiene su relevancia. Todo hay que cocinarlo y lanzarlo, y solo se puede hacer desde la independencia. Este proyecto llevará un ciclo, una temporada, pero esa herida hay que acabar de limpiarla, coser y que cicatrice. Habrá que ser todos generosos para lograrlo. Eso sanearía algunas cosas y poder pasar página.

¿Quiere ser presidente o solo quiere desarrollar el proyecto?

Si hay otro candidato que ofrezca el mismo proyecto no soy ningún inconveniente. Esta mañana (ayer) le traslado una oferta a todos los candidatos para que se integren en este proyecto, que compartan el diagnóstico y que aporten soluciones. Si para que eso suceda hay alguien mejor no tengo ningún inconveniente, que se incorporen. Ahora voy a ir hasta el final.

¿Es mal momento para celebrar la Junta Extraordinaria?

No. Para esto es bueno, aunque para otras cosas es malo. Por ejemplo, para la junta entrante que sea en este momento no es malo; para hacerlo tan precipitado para los que se presentan tiene su hándicap. Lo mejor es que de lo que no toca hablar es de la parte de competición; nadie debería hablar en este momento de lo que compete al terreno de juego. No toca hablar de entrenadores, no toca hablar de jugadores, no toca hablar de directores deportivos. Porque eso afecta a la competición, que es donde nos jugamos la vida. Tenemos una extraordinaria oportunidad de ascender a Primera, pues estamos recuperando el pulso, y podemos entrar con fuerza en el play off. Y como lo consigamos a ver qué equipo no está preocupado por enfrentarse al Deportivo.

¿Y de qué toca hablar? A la mayoría de la gente lo que le interesa es el aspecto deportivo.

Se puede hablar y de lo importante, que es la configuración de la estructura. ¿Se puede mejorar? Eso se estaba haciendo. Son importantes, pero las estructurales, si se asientan bien van a traer mejores resultados. No se trata de depender de una sola persona, por eso creo que esa estructura hay que enraizarla.

¿A lo mejor se celebran dos ascensos?

Ojalá. ¿Dónde hay que firmarlo eso?

Usted habla de sanar una herida, que se refiere a la ruptura social, pero ¿realmente hay tal ruptura?

La ruptura puede ser de un dedo, de una mano, de un brazo, de las dos piernas? Todo depende de cómo la note el que la sufre. A lo mejor la palabra no es ruptura, a lo mejor me equivoco al utilizar este término, pero lo que no hay ahora es unión.

El objetivo deportivo es claro, ascender.

Por supuesto, y consolidarse.

¿Mantuvo ya reuniones con algún colectivo deportivista?

Con la Federación de Peñas, sí; con peñas individualizadas, no. A colectivos como los Riazor Bues y los Old Faces sí los escuché.

¿Qué le transmitieron?

No es lo que me trasladen, son las sensaciones que tengo. Tengo sensaciones de que se pueden solucionar cosas que se vienen escuchando de antes.

¿Van a decidir los grandes accionistas?

Sí, claro. Son los que van a decidir y ojalá decidan bien. Esto lo deciden las acciones, pero debería de tenerse en cuenta que esto no va solo de tener muchas acciones, que después pasa lo que pasa. El año pasado el consejo recibió el 99% de apoyo y no sé cuantos miles de accionistas, pero mira donde estamos. Eso no llega y hay que solucionarlo.

¿Habló con los grandes accionistas?

Con alguno. He encontrado a poca gente que no comparta el diagnóstico, grandes, pequeños y medianos accionistas. Ahora bien, hay grandes, pequeños y mediados, pero hay dos, tres o cuatro grandísimos. Con estos no tiene sentido hablar de momento.

Usted conoce perfectamente el club. ¿Con qué se quedaría de lo que hay en la actualidad?

Con muchísimas cosas. De hecho mi planteamiento es continuar con cosas que se estaban haciendo bien; otras habrá que mejorarlas y lo que haya que cambiar, cambiarlo, pero hay muchísimo aprovechable. Al margen de la parte deportiva, creo que habría que mejorar el escuchar más activamente a más partes.

¿Puede suponer para usted un problema el hecho de ser una persona poco conocida en el ambiente deportivo?

Nunca he tratado de tener popularidad; siempre he preferido estar incluso en tercer plano. Pero en esta ocasión me encontré en que daba el paso o no se hacía. El mensaje es muy sencillo, y no es para mí, es para el club: unidad y fútbol y fútbol y fútbol.

¿Cuándo dará a conocer su equipo?

En breve. Estamos trabajando para hacerlo antes del 17 de mayo, para presentar el equipo y el proyecto.

La inclusión de Juan Vázquez, presidente del Victoria, supone tener en cuenta al fútbol modesto.

Lo tenía claro. Supone un cambio, llega alguien con mucha experiencia y exitosa, además.

¿Contará con más gente del fútbol base?

Creo que hay que intentarlo, incluso con algún perfil mixto. Gente que conecta con el fútbol, es el perfil que me gusta. A día de hoy me agrada más ese perfil que el ténico, porque el club está bastante profesionalizado y ya cuenta con eso dentro. Gente vinculada al fútbol y al deporte es algo que me gusta.

¿Tiene previsto realizar alguna auditoría?

No. Para nada. En ese sentido va a quedar todo impecable, no tengo ninguna duda.

Y con una deuda importante todavía.

Ya lo sabemos. Es la que tenemos, ir amortizando poco poco. Lo que tenemos es estar orgullosos de haber reencauzado esa deuda. Con un acuerdo extraordinario con en banco. Si creo que a Augusto había que hacerle un monumento por 20 años deportivos increíbles, a este consejo, aunque solo fueran cinco años, hay que hacerle un monumento por la tranquilidad que genera que la deuda esté reordenada.

¿El deportivismo puede estar tranquilo en este sentido?

Sí. Tranquilísimo y orgulloso.

Entonces, ¿no es urgente ascender?

Sí es urgente, pero puedes permitirte no ascender ?

¿Durante cuánto tiempo?

Una o dos temporadas. Pero, tenemos el plus que es el acuerdo con un socio financiero, que es el sponsor cercano, que te aprecia y te acompaña, y si te ocurre algo podrás hablar, que no era el caso previo de la deuda privilegiada con Hacienda. Con uno puedes hablar y con el otro solo queda cumplir.

El Deportivo tiene un convenio con el Liceo, ¿si sale usted presidente se verá afectado?

Son varios varios años de contrato. Hay alguna cosita de sensibilidad que igual habría que hacer. Fui partícipe de ese tema y negociamos el mejor acuerdo posible para el Deportivo. Acordamos el nombre y que la primera equipación sea la blanquiazul, realmente son dos convenios que operan simultáneamente. Ahora, y a lo mejor con un poquito de sensibilidad, te replanteas el asunto. Yo hice lo mejor para el Deportivo, lo sé, pero eso afecta sentimientos y se podría matizar. Si de mí dependiese, lo propongo directamente, el convenio se ajustaría para que el Liceo tuviese la libertad de jugar con la camiseta que quisiese.

Ha vuelto a hablar con Joan Capdevila, ¿para qué función?

Es un asunto que retomamos porque él hace un año no se pudo hacer y ahora llegó el momento de volver a hablar. Está acabando el curso de entrenador. La función exacta sería ser responsable de apoyo al jugador, un vínculo de unión entre el vestuario y la dirección, entre el vestuario y el consejo. Habría otras funciones como podrían ser de representación, ya que un futbolista de su categoría puede representar al club a cualquier nivel. Si ganamos, el 1 de julio hablaríamos porque es algo que le gustaría.

Paco Zas anunció su candidatura, ¿habló con él?

El lunes de la semana pasada para saludarlo y mostrarle nuestra propuesta, pero una vez que hizo oficial que se presenta todavía no he tenido la oportunidad, pero lo haré. Yo voy a ir con el proyecto hasta el final.

Se le acusa de utilizar el correo corporativo del club para pedir apoyo a sus compañeros.

Esto está muy mal interpretado. Cuando presenté mi candidatura destaqué que no debía continuar en el club y escribí un correo, un poco largo eso sí, de despedida a todo el personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes