10 de octubre de 2019
10.10.2019
La Opinión de A Coruña

Luis César: "Vengo aquí a por todo"

El nuevo técnico del Dépor llega con el objetivo de "alcanzar la máxima posición posible", convencido de que "hay tiempo para hacerlo" "Tenemos un déficit de puntos, pero no es indicador de nada", afirma

09.10.2019 | 22:35

Luis César Sampedro no pone techo a este Deportivo tan hundido, al que espera reflotar de los puestos de descenso para convertirlo en lo que pretende ser, un aspirante a subir a Primera. Si logra devolverlo a la máxima categoría, renovará automáticamente una temporada más, pero el técnico gallego prefiere no marcarse metas más allá del partido más inmediato, en este caso el del domingo en Las Palmas. El tiempo dirá hasta dónde es capaz de guiar al Dépor. De momento aspira a lo máximo, sin fijarse objetivos concretos a largo plazo: "Vengo aquí a por todo, a alcanzar la máxima posición posible y creo que hay tiempo para hacerlo. Así lo digo y así lo pienso. No se trata de ser demagógico".

Un sueño cumplido. "Llego a un gran club, de mucho prestigio a nivel nacional, un referente a muchos niveles. Estoy muy ilusionado de estar aquí. Llevo muchos años de entrenador, he visto partido memorables aquí en Riazor. Llevo muchos años viéndolo, siempre soñé con estar un día en el banquillo del Deportivo. Cumplo un sueño. Cuando veía las gestas contra el Manchester o el Milan soñaba con este momento. Hoy se cumple y estoy tremendamente feliz".

Nada es imposible. "Tenemos un déficit importante de puntos con respecto a las jornadas disputadas. El Dépor no ha hecho un buen inicio, pero no es indicador de nada. La Segunda va por rachas y hay que saber navegar en las positivas. Nadie ha conseguido nada. Ni el Cádiz puede asegurar que está en Primera ni nosotros que estando abajo ya no podamos alcanzar nada que puedan conseguir los equipos que nos preceden. En Segunda es todo mucho más igualado, es una liga de ser consistente y resistente. Vengo aquí a por todo, a alcanzar la máxima posición posible y creo que hay tiempo de sobra para hacerlo. Vengo a por todo lo que se pueda y hay puntos para conseguir todo lo posible".

Jugadores por debajo de su nivel. "A mí me gusta el plantel. Sé que hay muchos futbolistas que no están en su mejor versión y entre todos tenemos que hacer que brillen. Veo una plantilla muy buena. En Segunda somos todos parecidos. No hay las diferencias abismales de Primera. Se trata de ser un buen equipo cada semana. Esto es muy duro y largo y confío en la plantilla. Pienso que se pueden hacer grandes cosas, hay que trabajar mucho. Soy optimista porque veo mimbres para conseguir lo que quiero".

Estilo camaleónico. "He hecho muchas cosas, desde el fútbol directo extremo... No me gusta estar encasillado. No hay blanco ni negro. Hay grises, veremos qué manera usamos para ganar a cada rival cada semana. Quiero un equipo completo, que piense en las dos porterías y que le de importancia a todo, a ser bueno defendiendo, excelente contragolpeando y que sepa defenderse como bloque homogéneo".

Encajar menos, básico. "17 goles en contra no es viable, vamos a la quiebra futbolística. Así es imposible alcanzar un objetivo. Con 70 goles en contra estás descendido. El otro día el equipo mejoró. Es imposible jugar un partido y no conceder, siempre concedes alguna pero no se puede consentir tener 17 goles en contra cada 10 partidos".

La maleta preparada. "Un técnico tiene que facturar puntos. Cuando eliges esta profesión sabes que es de riesgo y la van a marcar los puntos. Los entrenadores llegamos a los clubes y dejamos la maleta en la puerta porque un día nos van a echar o, si nos va bien, nos vamos a ir. No estamos diez o quince años. No somos fijos de empresa. Hay que tomarlo con naturalidad. Pero no vengo pensando en eso, sino en que ojalá esté mucho tiempo aquí".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook