31 de octubre de 2019
31.10.2019
La Opinión de A Coruña
Borja Valle | Futbolista del Deportivo

"Parece que este Dépor no despierta sin un bofetón y eso hay que cambiarlo ya"

"Todos estamos sufriendo y ahora nos toca apretar uno contra otro y sacar esto adelante sí o sí" "Yo sigo en mis trece y me niego a pensar que este Deportivo esté todo el año luchando por salir de ahí"

30.10.2019 | 19:16
Borja Valle, tras el entrenamiento de ayer en Abegondo.

Borja Valle (Ponferrada, 1992) no se resigna a que el único objetivo del Deportivo esta temporada sea evitar el descenso. Prefiere mantener abierta una ventana a la esperanza, pero con prudencia, consciente de que la situación actual es muy delicada. "Ahora pensar en un play off no creo que nos beneficie en nada. Sería un error", admite el berciano, quien al mismo tiempo no descarta nada: "Yo sigo en mis trece. Por convencimiento o por orgullo, me niego a pensar que este Deportivo esté toda la temporada luchando por salir de ahí".

Esta semana ha estado entre algodones por unas molestias, ¿cómo se encuentra?

Estoy bien. He sufrido una especie de dolor en la espalda, pero nada que pueda ser preocupante.

¿Está apto para jugar de inicio el sábado en Fuenlabrada?

A priori, sí. Por desgracia es algo habitual en mí desde un choque que tuve en Oviedo hace tiempo. Sufro en la espalda y hay días que hay que ir con un poco más de precaución, pero en principio yo creo que para el sábado podrá contar conmigo [el técnico].

¿Las semanas se hacen más largas cuando se lleva tanto tiempo sin ganar?

Sí que se nota. También el resultado te marca el devenir de la semana. Cuando las cosas no están saliendo es cierto que lo único que quieres es que llegue el próximo partido para intentar darle la vuelta. Estas semanas, por un motivo o por otro, se están haciendo un poco largas.

¿El problema del Dépor es más futbolístico o psicológico?

Soy de los que piensan que la cabeza lo controla absolutamente todo. El balón es futbolístico pero la cabeza lo controla todo y son momentos difíciles. Tenemos que intentar salir de este bloqueo mental que tenemos y sufrimos todos, no darle vuelta a los pensamientos, y focalizarnos siempre y exclusivamente en intentar hacer la tarea lo mejor posible para que lleguen los resultados.

¿Qué ha cambiado con Luis César?

Cada maestrillo tiene su librillo. Luis César es una persona a lo mejor un poco más estricta, que está más encima de ti. Hasta el día de hoy no ha podido demostrar todo su arsenal porque ha llegado en una situación delicada y tiene que ir hilando fino. Nos ha implantado una idea que nosotros queremos plasmar lo antes posible, pero es complicado porque la cabeza lo controla todo y muchas veces no nos deja actuar de la mejor forma. Yo creo que Luis está haciendo un gran trabajo.

¿Qué les dijo en el descanso de Santander para que después hubiera un cambio tan drástico? ¿Una charla muy caliente?

No es que fuese caliente, es un poco la situación. Cuando trabajas de una forma toda la semana y llega el partido y no acaba de salir y se te derrumba todo muy pronto, pues hay que matizar y cambiar cosas. Simplemente nos dijo que teníamos que cambiar, que jugar otro tipo de fútbol y que teníamos que darnos cuenta de que si no estábamos convencidos de lo que estábamos haciendo, no íbamos a ningún lado, y en la segunda parte salió un Deportivo creyendo en lo que iba a hacer.

¿Por qué no juegan siempre como en esa segunda mitad de El Sardinero?

Porque a lo mejor no depende solo de nosotros. El rival no dio ese paso adelante que tenía que haber dado y creamos ocasiones. El Racing en ese sentido no tuvo una muy buena segunda parte y nosotros, por empuje y por convencimiento, pudimos marcar un gol. Más que nada por empuje, porque tampoco considero que haya sido una segunda mitad de ensueño, de mover el balón y jugar al fútbol, pero sí que es una segunda parte que tenemos que analizar porque sí que se vio un grupo y un equipo.

¿Por qué el Dépor entra tan mal a los partidos?

Es algo que se habló en el descanso y tenemos que revertir ya. Parece que este Deportivo este año no es capaz de llevar la iniciativa y no despierta hasta que le pegan un bofetón. Cuando te pegan el bofetón, estando en la situación que estamos, pues es muy tarde para ganar el partido. Es algo que tenemos que intentar cambiar ya. Nos hemos dado cuenta de muchas cosas viendo vídeos estas semanas y esperemos que el sábado, en un partido que va a ser muy feo por cómo es el campo, demos nosotros el bofetón antes.

¿Ser uno de los capitanes le carga de más responsabilidad?

Todos estamos sufriendo esta situación. A nadie le gusta ver al equipo donde está y no disfrutar en el campo. Es cierto que este es mi cuarto año y me ha tocado ser capitán, y tengo que afrontar las cosas con ilusión y ayudar a las personas que tengo a mi alrededor, pero es complicado, porque trabajas todos los días a la máxima intensidad, te levantas todos los días con ganas de intentar revertir la situación y te das cuenta de que no acaban de salir las cosas. Te entristece ver a este Deportivo donde está, estar en el campo y mirar al marcador y ver que no avanzas. Es triste pero nosotros tenemos que estar preparados para vivir esta situación igual que la que vivimos el año pasado. Ahora nos toca apretar uno contra otro y sacar esto adelante sí o sí.

¿Se reafirma en que este Deportivo aún tiene que aspirar al ascenso?

No me resigno a que el objetivo sea luchar por no descender. Considero que este Deportivo tiene que luchar por cotas más altas. Analizando la temporada, es cierto que ahora pensar en un play off no creo que nos beneficie absolutamente en nada, porque creo que sería un error totalmente pensar en algo tan positivo cuando la realidad es que vas tan mal. Ahora tenemos que mejorar mil cosas y el día que estemos preparados para hablar de un play off, hablaremos. Es cierto que yo sigo en mis trece, y por convencimiento también o por orgullo, me niego a pensar que este Deportivo esté toda la temporada luchando por salir de ahí.

El Fuenlabrada es la gran revelación de Segunda, ¿qué le parece su próximo rival?

Es un equipo muy peligroso porque tiene las ideas muy claras. No es el que más bonito juega, porque a mí no me gusta cuando el balón está por el aire mucho tiempo, pero lo entiendo y también los admiro. Ellos saben a lo que juegan. Tener todos los partidos once tíos dentro del campo, más los que entran, con la cabeza sabiendo lo que tienen que hacer en cada momento es muy complicado y es algo que a lo mejor nosotros no hemos tenido. Yo los felicito una y mil veces porque me parece muy complicado lo que están haciendo. Si están ahí, por algo es.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook