02 de diciembre de 2019
02.12.2019

Pasan las jornadas, vuelan los puntos

El Deportivo firma un decepcionante empate en Lugo que extiende su mala racha de resultados La falta de acierto en ataque condena una vez más al equipo, que fue de más a menos en el partido

01.12.2019 | 23:55

El Deportivo no da para más. Cualquier tipo de esperanza que pueda despertar que ya no es el equipo calamitoso que se estrelló contra el Elche o el Extremadura se diluye si se echa un vistazo a la clasificación y se comprueba que es el colista a seis puntos de la permanencia o que hace ya 17 partidos que no consigue una victoria. Hay que remontarse más de 30 años para encontrar una racha así, la peor en la historia del club, pero es que no hay apenas parangón para la situación que atraviesa actualmente el conjunto blanquiazul. El abismo está cada vez más cerca y con empates como el de ayer en Lugo no alcanza para corregir una dinámica que se agrava con el paso de las semanas, por más que haya dejado de encadenar ridículos. Cuatro puntos de 24 posibles se ha anotado Luis César Sampedro desde su llegada; cuatro empates, cuatro derrotas y ninguna victoria que emborronan su trayectoria. Se le agota el tiempo al técnico y también al equipo, que ayer en el Anxo Carro tuvo oportunidades suficientes para ganar, pero que acabó diluido, sin ambición y en apariencia conforme con un marcador que no arregla nada.

El Deportivo ya no es ese conjunto deslavazado que se derrumbaba ante el mínimo golpe, ha crecido a partir de un esquema con tres centrocampistas que le sienta mejor. El traje le encaja y ya no se le ven tanto las costuras. A los jugadores se les ve más cómodos, más seguros con un dibujo que probablemente se tardó demasiado en probar. El equipo ocupa mejor ahora los espacios, de manera más lógica, pero le sigue faltando la claridad necesaria para trasladar su dominio al marcador.

Ayer mandó en Lugo prácticamente desde el comienzo a pesar del sobresalto inicial que supuso la ocasión de Manu Barreiro a los cuatro minutos. Una buena combinación de los locales dejó al delantero mano a mano con Dani Giménez, que se lució para despejar el disparo. El Deportivo se acomodó a partir de entonces de nuevo a través de Vicente Gómez, que sin embargo tuvo que soportar desde los primeros minutos las arremetidas de los rivales. En la primera disputa ya le lastimaron el tobillo y le hicieron una herida que el árbitro ni siquiera sancionó como falta.

Las tarascadas al centrocampista canario se sucedieron ante la pasividad del colegiado, pero por medio de la pelota el conjunto blanquiazul comenzó a buscar caminos hacia la portería rival. A balón parado llegó la primera oportunidad con una falta que desvió de cabeza Mollejo en el área y obligó a intervenir de manera magistral a Cantero.

Gobernaba por entonces el encuentro el Deportivo a partir de su centro del campo, en el que a pesar de los avances recientes aún hay apartados por resolver. Ayer por ejemplo la aportación de Nolaskoain como interior dejó dudas, especialmente en lo que se refiere a las ayudas a un Mujaid superado por momentos. Las mismas ofreció Álex Bergantiños como mediocentro posicional, desubicado en las transiciones que intentaba el Lugo.

Fue el Deportivo el que se pudo marchar al descanso por delante en el marcador gracias a otra buena oportunidad de Mollejo. Volvió a fallar el delantero, de los más activos ayer, en un remate franco de cabeza en el área al que apenas le imprimió fuerza.

La tarea en la segunda mitad para el conjunto blanquiazul consistía en transformar ese dominio en más ocasiones, pero con el paso de los minutos se fue diluyendo hasta que el juego deportivista terminó impregnado de una sensación de conformismo muy preocupante. No ayudaron los cambios de Luis César, que sustituyó a Vicente por un Gaku intrascendente y terminó por perder el mando del encuentro.

El cambio de Aketxe llegó tarde, fiado como está el técnico a que el vasco pueda resolver alguna acción a balón parado. Para cuando le dio la alternativa a Beto, el partido ya había quedado reducido a chispazos de dos equipos que parecían conformarse con un resultado que al Lugo podía servirle, pero que al Deportivo le hunde todavía más en sus propias miserias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Buscador de deportes