Mujaid Sadick confía en la remontada del Dépor pese a la "situación complicada" en la que se encuentra. "Desde el vestuario nosotros pensamos que vamos a darle la vuelta a esta situación. Confiamos en nosotros mismos y pensamos que vamos a sacar esto adelante", dijo ayer en Abegondo.

Sobre la profunda crisis institucional y deportiva del club, agravada por la dimisión del actual consejo, Mujaid asegura que el vestuario trata de estar al margen para que no influya: "Nos intentamos aislar de todo esto".

El joven, que debutó en Primera a las órdenes de Seedorf, reconoció que el salto al primer equipo fue "difícil". Sobre su forma de ser, Mujaid explicó que Luisito, el entrenador del Fabril, le ayudó a centrarse. "Soy un chico travieso y me gusta bromear con mis compañeros pero en el fondo soy buen chico. Luisito es un padre para mí. Siempre me ha ayudado y me ha intentado llevar por el buen camino", añadió el riojano.