20 de enero de 2020
20.01.2020

Gaku piensa, Sabin ejecuta

Una jugada entre el centrocampista japonés y el delantero decide un partido muy trabajado por parte de los deportivistas, que no le dieron opciones al Cádiz

19.01.2020 | 22:36
Gaku piensa, Sabin ejecuta

Una jugada entre Gaku Shibasaki y Sabin Merino le valió ayer al Deportivo para doblegar al líder en Riazor. Fue la culminación a otro partido muy trabajado del equipo y el premio al planteamiento de Fernando Vázquez, agigantado como artífice de la transformación que han experimentado los jugadores desde su aterrizaje en el club a comienzos de año.

Los futbolistas ya no parecen tan malos -la alineación ayer era la misma que podían haber utilizado Anquela o Luis César, salvo el recién llegado Sabin Merino- cuando existe una pauta que seguir y la confianza se riega con resultados.

El contexto que necesitaban se lo ha proporcionado a la plantilla un Fernando Vázquez que ayer volvió a coronarse con un plan que salió "perfecto", tal y como reconoció después en la sala de prensa. Gracias a su pizarra lucen tanto jugadores hasta no hace mucho olvidados como los que apenas suman una semana de entrenamientos con el equipo.

El resumen fue el tanto con el que ayer se despachó al Cádiz, fabricado entre un Gaku orillado durante meses de las alineaciones por su escasa aportación y un Sabin Merino que llevaba tres años sin ver portería hasta que recaló en el Deportivo y que con la camiseta blanquiazul contabiliza sus partidos por goles.


Ayer anotó el segundo gracias a un gran servicio de Gaku, recuperado para la causa por un Fernando Vázquez que no ahorró piropos hacia el japonés en la sala de prensa. "Para un entrenador es una pieza súper cotizada", subrayó el técnico sobre el centrocampista nipón.

El internacional japonés ha vuelto a lucir con el técnico de Castrofeito, como trata de hacer un Montero que filtró el pase hacia Gaku en la jugada del gol y que se esfuerza en responder a la confianza de su entrenador. Lo consigue a medias, porque a pesar de que entiende en ocasiones lo que le pide Vázquez para que aproveche los espacios para conducir y entregar la pelota en zonas cercanas a la portería, también se aturulla y pone el corazón en un puño a la grada. El central, sin embargo, es uno más al que la llegada de Vázquez ha favorecido, como a Mollejo, pletórico ayer, o Mujaid, en pleno crecimiento.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes