01 de julio de 2020
01.07.2020
La Opinión de A Coruña
LA PELOTA NO SE MANCHA

Álex Bergantiños, un 'Davids' en blanquiazul

01.07.2020 | 01:11
Álex Bergantiños, un 'Davids' en blanquiazul

El Dépor ya no es un barco a la deriva, a merced de sus carencias y sus miedos. Es un equipo, un verdadero equipo. Con toda su humanidad, permeable a las contingencias, al exceso de celo de los árbitros, pero por fin se ha convertido en un grupo entero. Un rival al que hay que derribar, no esperar a que se caiga. Adiós a los tumbos, a las marchas erráticas. Hace semanas parecía imposible adivinar su rumbo, a qué quería jugar, cómo pretendía salvarse. Y en dos semanas ha mutado en un vestuario lleno de seguridades. Sale un efectivo, entra otro y tira, compite. Reserva a jugadores, surgen las lesiones e incluso hay que colocar a futbolistas fuera de sitio y no pasa nada. Ahí está, pelea y oposita a llevarse los partidos. Ganar y hacerlo de manera continuada es siempre un inmejorable refuerzo, pero el Dépor ha hecho click, ha emergido en torno a una idea y a un jugador: Álex. La lesión de Peru empujó a Vázquez a volver a juntar a su equipo atrás y a recuperar al coruñés para liderar la retaguardia. No era la primera vez que lo situaba ahí, sí en esta etapa. Y el capitán, resguardado y con mando en plaza, ha dado seguridad, ha recolocado a todos. Montero y Mujaid son otros, Bóveda tampoco desentona por el centro. Pocos movimientos han sido más provechosos en los últimos tiempos en Riazor. Para él y para el equipo. Un futbolista, en una temporada hasta ahora discreta, sobresale de repente imperial en el momento más necesario. Su influencia no solo llega a los más cercanos. Su valor es haber dado tranquilidad a su equipo para defender mejor y así poder atacar con coherencia. Todo colocación y tranquilidad, el Dépor fue otro en Tenerife, a pesar de que le llegaron varios bofetones inesperados. Se fue Uche y ahí siguió el equipo en pie. Le golpearon el árbitro y el gol rival y no se rindió. Otra vez en su instante predilecto de los partidos, el descuento, se levantó. Nada lo noquea. Y todo por amor propio y por ese jugador que, como hizo Edgard Davids en el Barça de Ronaldinho, llegó casi sin avisar para recolocarlo todo. Un florecimiento con el epicentro más inesperado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes