El Deportivo dispone esta noche de una nueva oportunidad de sellar la permanencia. Ha desaprovechado dos de las que tenía, pero se había ganado un margen en las últimas semanas que le permitirá amarrar la salvación en caso de ganar al Mirandés (21.00 horas). A eso se agarra el técnico blanquiazul, Fernando Vázquez, después de dos tropiezos muy dolorosos que han disparado el miedo. El descalabro contra el Extremadura del domingo pasado dejó al equipo dos puntos por encima del descenso con dos jornadas por disputarse, pero el daño más grave no fue el de la clasificación. La derrota ante un conjunto ya descendido, con una alineación de circunstancias y plagada de jugadores no profesionales golpeó especialmente el ánimo de los jugadores, su entrenador y la afición.

La espléndida remontada protagonizada desde comienzos de año, sin embargo, ha proporcionado vidas extra para este final apretado al que se ha condenado el Deportivo cuando parecía que llegaría a las últimas jornadas sin mucho que jugarse. En eso ha incidido Vázquez y también el presidente, Fernando Vidal, que consciente de lo que se juega el club en los próximos días ha lanzado un mensaje de unidad. En otro contexto hubiera sido más complicado pasar por alto el desplante de Çolak, que esta tarde estará en Miranda de Ebro junto a sus compañeros a pesar de que el lunes decidió no presentarse al entrenamiento. El técnico deportivista considera que toda ayuda en estos momentos es poca y quién sabe si el turco podría ser determinante en el encuentro de esta noche.

El Deportivo tendrá que mejorar la imagen y el rendimiento que dejó en sus dos últimos partidos. En Málaga ya insinuó lo que unos días después confirmó ante el Extremadura, al que fue incapaz de vencer pese a adelantarse a los cuatro minutos. El conformismo exhibido restó una competitividad que necesitarán hoy los de Vázquez para enfrentarse a un rival con los deberes hechos desde hace ya semanas. Una carambola mantiene todavía con posibilidades al Mirandés de alcanzar el play off tras un curso en el que de la mano de Andoni Iraola fue también la sensación de la Copa del Rey.

En la alineación titular no se aguardan demasiados cambios, aunque el técnico deportivista podrá volver a contar con Peru Nolaskoain y Salva Ruiz. Los dos son regresos importantes, especialmente el del centrocampista. Las bajas en la medular obligaron a Vázquez a improvisar incluso con Borja Valle en esa posición, así que todo apunta a que el vasco será el acompañante esta tarde de Gaku. Quizá la mayor duda radique en el ataque, donde Beauvue, Sabin y Christian compiten por la delantera. El venezolano parece que parte con ventaja después de su gol ante el Extremadura y de mostrarse como el más efectivo de los tres.

La otra incógnita radica en la portería. Dani Giménez arrastra molestias que no terminan de remitir y la jornada anterior tuvo una actuación poco acertada. Está por ver si Fernando Vázquez decide darle la alternativa a Jovanovic en un partido tan trascendental para el conjunto deportivista.