07 de agosto de 2020
07.08.2020
La Opinión de A Coruña

Caso Fuenlabrada | Fútbol ficción en Riazor

El estadio coruñés acoge el partido del bochorno, con la competición adulterada por la ruptura del horario unificado - El Dépor reúne a 21 para un encuentro cuyo resultado puede cambiar luego en los despachos

07.08.2020 | 00:58

El Deportivo cumplirá con su obligación de presentarse hoy en Riazor ante el Fuenlabrada (20.00 horas, #Vamos) para así seguir vivo en el único partido de verdad que le queda ya, el de los despachos, donde lucha por defender sus derechos pisoteados tras la decisión de aplazar solo el encuentro de A Coruña del 20 de julio y mantener la disputa de todos los demás. Lo de hoy no será un auténtico partido de fútbol. Primero, porque el Dépor ya no puede competir en igualdad con sus rivales directos después de la adulteración de la competición que supuso la ruptura del horario unificado previsto para las dos últimas jornadas. Y segundo, por las condiciones en las que llegan ambos equipos: el coruñés, tras interrumpir sus vacaciones iniciadas tras el anuncio por parte de LaLiga, el pasado 26 de julio, de la suspensión definitiva del encuentro; y el madrileño, recién salido del confinamiento. No son las mejores condiciones para afrontar el duelo, convertido ya en un auténtico bochorno, esperpento o paripé.

El Fuenlabrada espera hasta el mismo día del encuentro para hacer pública su lista de convocados. La del Deportivo ya se conoce desde ayer por la mañana, con un total de 21 futbolistas que respondieron en un tiempo récord a la llamada del club para regresar a A Coruña. De ellos, podrán competir 20, ya que Bóveda es baja por sanción. En la lista, 17 del primer equipo, incluidos Mujaid y Vallejo, ambos con ficha del filial. También están a disposición de Vázquez Dani Giménez, Álex, Borja Valle, Vicente, Christian, Aketxe, Mollejo, Jovanovic, Luis Ruiz, Montero, Sabin Merino, Beauvue, Salva Ruiz y Keko Gontán, más los fabrilistas Gandoy, Valín, Juan Rodríguez y Alberto.

Según informó el club, se quedaron fuera Somma y Nolaskoain, por lesión; Gaku, David Simón y Abdoulaye Ba, por dificultades con los enlaces aéreos; más Çolak y Uche, por problemas con sus respectivos tránsfer.

El partido exige mucha fortaleza, física y mental. Habrá que comprobar cómo les responden las piernas a un grupo de jugadores que llevaba dos semanas sin actividad. Además, después de quince días parados, afrontar de golpe un esfuerzo de alta intensidad aumenta el riesgo de lesiones. Muchos acaban contrato y no seguirán, pero han demostrado su compromiso regresando para hacer un último servicio por el Dépor.

Tampoco será fácil para el Fuenlabrada, mermado tras su brote. Le basta con empatar para auparse al play off, aunque el resultado final podría luego cambiar en función de cómo se resuelva el expediente abierto al club madrileño a raíz de su viaje a A Coruña con varios positivos por coronavirus y las sospechas de que podía haber más. Si lo sancionan con la pérdida del partido y el descenso administrativo, el Dépor salvará la categoría. Esa vía, y la de la ampliación de Segunda a 24 equipos propuesta a LaLiga por la RFEF, son los dos caminos que explora el Deportivo en busca de la permanencia. El lío debe resolverse pronto, porque peligra el desenlace de este curso y el inicio del siguiente. Antes, esta tarde, fútbol ficción en Riazor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes