La Comisión Gestora de la Federación Española de Fútbol (FEF) decidió ayer que los cuatro equipos que alcancen las semifinales del play off de ascenso serán los que obtengan el billete con destino a Segunda División, que es el objetivo único del Deportivo. La otra novedad que concluyeron ayer los integrantes de esta Comisión es que se mantendrán los puntos sumados en la primera fase y en la segunda no habrá más enfrentamientos entre los participantes que procedan de un mismo subgrupo. Es decir, que los tres clubes de cada subgrupo que se clasifiquen para pelear por el ascenso no se volverán a encontrar en la segunda parte del torneo, que quedará reducida a seis jornadas.

El Deportivo está encuadrado en el subgrupo A, del Grupo 1, con los otros cinco equipos gallegos, más cuatro de Castilla y León; el Subgrupo B lo conforman los clubes asturianos con el resto de los conjuntos castellano-leoneses. Pontevedra, Coruxo, Racing de Ferrol, Celta B, Compostela, Guijuelo, Zamora, Salamanca y Unionistas de Salamanca serán los primeros adversarios del Deportivo en una competición por el sistema de Liga. Todos se enfrentarán contra todos (18 jornadas). Covadonga, Marino de Luanco, Lealtad, Oviedo B, Sporting de Gijón B, Langreo, Burgos, Cultural Leonesa, Numancia y Valladolid B formarán el subgrupo B, de este Grupo 1.

Segunfa fase: seis partidos

Los tres primeros de cada uno de estos dos subgrupos se clasificarán para una segunda ronda, a la que todos los equipos accederán con los puntos cosechados lo largo de la primera fase, que es una de las principales novedades y que generó controversias entre los participantes. Será un grupo de seis y con tres jornadas contabilizadas, los equipos tendrán que disputar unicamente seis partidos, contra los tres cuadros procedentes del otro subgrupo. Los tres primeros de cada uno de los cinco grupos pasarán al play off de ascenso, ronda que se completará con el mejor cuarto.

Todos los participantes entrarán en octavos de final en una eliminatoria a partido único y en una sede única en la que los primeros se medirán a los terceros y al mejor cuarto, y los segundos entre sí. Será la única ventaja que obtengan los campeones de cada uno de los grupos, pues para lograr el ascenso tendrá que superar las mismas rondas que los demás clasificados: dos (octavos y cuartos). Llegar a semifinales supone obtener el billete que conduce a Segunda División.

Al mismo tiempo que 30 equipos lucharán por el ascenso a Segunda y ya se habrán garantizado plaza en la Liga Pro -nueva categoría que nacerá la temporada 2021-22 y que será intermedia entre las actuales Segunda División y Segunda División B-. De los participantes en el play off, los 26 que no asciendan militarán en esta nueva división, a la que también irán los cuatro descensos de la categoría de plata. Las otras diez plazas se las disputarán los equipos que ocuparon entre el 4º y el 6º puesto de la Liga inicial, más los dos mejores séptimos (32 clubes repartidos en cinco grupos y ascienden los dos primeros a la Pro). En tanto que los conjunto que fueron 7º, 8º, 9º y 10º, pelearán por evitar el descenso a Tercera y quedarse en lo que es ahora Segunda B. Descenderán a Tercera División 26 equipos, los cinco últimos de cada uno de los cinco grupos de la segunda fase, y el peor cuarto de la clasificación.