02 de octubre de 2020
02.10.2020
La Opinión de A Coruña

Tres vacantes a falta de cuatro días

El Deportivo cuenta todavía con dos fichas libres para alcanzar las 16 que permite la legislación, además de una licencia para un futbolista sub 23 - El cierre del mercado de fichajes será el lunes próximo

02.10.2020 | 00:57
Eneko Bóveda, durante el partido del pasado miércoles contra el Arzúa.

A cuatro días de que se produzca el cierre del mercado, el Deportivo tiene todavía tres vacantes por cubrir, dos de futbolistas mayores de 23 años y la tercera de un menor. Un central y dos jugadores de banda parecen los objetivos de los técnicos blanquiazules. Eso siempre que no se produzcan más bajas en el plantel que dirige Fernando Vázquez.

El club continúa pendiente de Keko Gontán, que todavía no aseguró su continuidad. El madrileño sigue trabajando con asiduidad en Abegondo e incluso el miércoles tuvo una destacada actuación en el amistoso en Riazor contra el Arzúa. La posibilidad de que tenga ofertas de superior categoría es elevada pero el futbolista prefiere ser cauto. Llegó a A Coruña en el pasado mercado de invierno y participó en siete partidos, aunque solo en uno como titular. Su continuidad sería básica para un equipo al que solo le sirve el ascenso. Esto es lo que reconoció ayer en la sala de prensa de la ciudad deportiva Eneko Bóveda, que sí decidió continuar tras haber vivido dos descensos con la camiseta blanquiazul: "Todo lo que no sea ascender sabría a poco o a nada". De ahí la importancia de mantener este bloque y que solo se produzcan incorporaciones.

Tres serían las incorporaciones si no hay más salidas, algo que el club no podrá manejar y tendrá que esperar a que se cierre el mercado. Además de Gontán se duda sobre el concurso de Mujaid durante este curso; el central riojano llegó para incorporarse al equipo juvenil, después pasó por el Fabril hasta que dio el salto al primer equipo en 2018 en Primera, pero en el curso 2018-19 alternó de nuevo con el filial, hasta que en la campaña anterior se asentó entre los profesionales. Tiene contrato en vigor, y su progresión pasaría por una cesión. Su edad, 20 años, lo convierte en una de las perlas del club, alguien que podría dejar una cantidad interesante de dinero en el caso de un más que probable traspaso.

En la actualidad, el Deportivo cuenta con 14 futbolistas profesionales -el mínimo exigido son ocho-, que en este caso es lo mismo que decir, que cuenta con catorce jugadores mayores de 23 años; lo que significa que dispone todavía de dos licencias libres. Quedaría una ficha libre para completar las 22 que autoriza la Federación Española de Fútbol (FEF) en esta categoría -tres menos que en el fútbol profesional-, que tendría que ser ocupada por un jugador sub 23. En estas cuentas no entran ni Juan Rodríguez, ni Adri Castro, que tienen licencia con el Fabril aunque se están ejercitando a las órdenes de Fernando Vázquez.

Ambos cuentan con opciones de ser útiles en esta temporada. "Que puede ser preciosa o muy dura", en palabras de Bóveda. El zaguero vasco lamenta haber vivido solo "años malos", desde su llegada a A Coruña. "Desgraciadamente solo he vivido experiencias malas para el Deportivo", aseguró el defensa, que se incorporó al Deportivo en el mercado de invierno del curso 2017-18, todavía en Primera División. "Mi espina es esa y me gustaría, antes de salir de este club, vivir la otra cara del fútbol y con esa fe afronto lo que queda de mi contrato. Sueño con que este año sea el más bonito desde que aquí estoy", lo que significaría que el cuadro coruñés alcanzaría el ascenso. "Es el único objetivo en nuestro caso", aseveró ayer.

Ascender es la única palabra que maneja el vestuario blanquiazul. Era una obligación en el curso 2018-19; también en el 19-20, y en ambos casos era a Primera División. Este año, con el equipo inmerso en la tercera categoría del fútbol español, no queda otra que pensar solo en regresar a Segunda. "Sueño con que este año sea el más bonito desde que estoy aquí", concluyó ayer Eneko Bóveda. Muy consciente de los pasos atrás que dio el equipo desde su llegada. Un conjunto que todavía piensa en ese segundo que vivieron los futbolistas en Mallorca tras el cabezazo de Pablo Marí en el tiempo añadido del partido de vuelta del play off final. Unos centímetros. La realidad. Algo que pesa todavía en el vestuario y pesó más el año pasado entre los futbolistas que habían vivido aquella marga experiencia de quedarse a las puertas de Primera tras imponerse en Riazor por dos goles de diferencia. En cuestión de doce meses, el Deportivo pasó de estar a un paso de la elite a encontrarse con el fútbol semiprofesional de la Segunda B. Hay cuatro premios y muchos candidatos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas