El Deportivo Abanca cerrará 2020 contra el Barcelona, todo un coco, en Abegondo (12.00 horas) en la primera visita oficial de las azulgranas al conjunto blanquiazul. El curso pasado se suspendió la competición cuando faltaban diversas jornadas por disputarse, entre ellas la que correspondía a la visita de las barcelonistas. Si se enfrentaron en la Ciudad Condal y en dos oportunidades. En la Liga, golearon las catalanas; en la Copa, ganaron por la mínima y con apuros. Un partido que podría servir de acicate para las jugadoras coruñesas, algo que descarta totalmente Manu Sánchez, su entrenador. “En lo que se refiere a este equipo, la competición del año pasado no existe. Somos un equipo nuevo y planteamos el partido según mis sensaciones y como estamos funcionando en la actualidad. Todo es diferente. Ni se lo mencioné”, aseguró el técnico coruñés. Será un partido duro y triste, ya que supone un nuevo adiós de Lía, que regresa a Estados Unidos.

La llegada del Barça impone, como a todos los equipos y entrenadores, pero con todo Sánchez tratará de que sus jugadoras puedan dar la sorpresa. “Al Barcelona lo veo como lo ven todos los técnicos, uno de los mejores equipos de Europa, y con la mejor plantilla de Europa. El año pasado no pudieron venir por la pandemia, y en esta oportunidad intentaremos sufrirlas lo menos posible y con la mentalidad de dar la sorpresa.

El Deportivo Abanca logró reaccionar  y salir de una racha negativa que le supuso perder los ocho primeros partidos de la competición de forma consecutiva, pero ahora lleva tres encuentros en positivo. ¿La causa? “Estamos cambiando muchas cosas, cosas en las que nunca creí pero tengo que hacerlas por el bien del equipo, hacemos cosas; en Madrid, por ejemplo, estuvimos condicionados por el posicionamiento, intentado aprovechar los espacios, cerrando por dentro, creo que lo hicimos bien, en la segunda el instinto nos llevó arriba e hicimos ocasiones suficientes para empatar”, que fue lo que consiguieron. “Lo logramos en el minuto 92, pero lo merecimos antes”.