Las siete bajas por problemas físicos —Bóveda, Rolan, Beauvue, Uche, Héctor, Keko y Miku— con las que Rubén de la Barrera afronta su debut en el banquillo del Deportivo motivaron que el técnico coruñés echara mano de hasta seis jugadores del filial para su primera convocatoria. Adri Castro, que se estrenó con el Dépor el pasado fin de semana en Zamora, encabeza una lista de canteranos en la que también figuran Juan Rodríguez, Javi Sanmartín, Iván Guerrero, Guille Bueno y Boedo, el último en incorporarse a los entrenamientos con De la Barrera. Tanto Boedo como Sanma, que la pasada campaña compitieron en Segunda B, se estrenan en una lista del primer equipo.

El carballés Boedo puede jugar tanto de lateral como de extremo izquierdo y el curso pasado disputó 22 encuentros en la categoría de bronce durante su cesión en el Marino de Luanco. El ferrolano Sanma, por su parte, es un centrocampista de 21 años con un físico muy potente que llegó el pasado verano al Fabril procedente del Racing de Ferrol tras participar en diez encuentros en Segunda División B.

Además, en la lista para Salamanca hay otros cinco jugadores con pasado en las categorías inferiores del Deportivo y que forman parte de la primera plantilla: Álex Bergantiños, Jorge Valín, Yago Gandoy, Mujaid Sadick y Borja Galán.

Debido a las bajas, De la Barrera solo contará en el banquillo con tres jugadores con ficha del primer equipo: el portero Lucho, el central Derik y el centrocampista Nacho. Los otros seis para posibles sustituciones serán fabrilistas.