Celso Borges analizó esta mañana la delicadísima situación del Deportivo, que hace peligrar incluso su clasificación entre los tres primeros del subgrupo 1A de Segunda B para seguir peleando por el ascenso después de dos meses sin ganarl “Necesitamos una victoria desesperadamente. Estamos deseando que llegue el día del partido para poder lavarnos la cara y lo vamos a tomar como que cada partido es realmente una final. Hay que aceptar la realidad, que hay muchas cosas por mejorar, y los jugadores tenemos que dar un paso al frente”, aseguró el centrocampista.

Prefiere no hacer cuentas para acabar entre los tres primeros, pero reconocer que “el margen se reduce muchísimo para los puntos”. “Cuando estás tan urgido de puntos en momentos concretos, no queda otra que llevarlo domingo a domingo”, explicó Borges, consciente de que hay rivales que tienen partidos aplazados por jugar. “Tenemos la potestad de decidirlo por nuestra cuenta. Mientras exista esa posibilidad, nos sentimos dueños de lo estamos haciendo. Hay que tener la humildad de reconocer que lo tenemos que hacer mejor de lo que estamos haciendo porque hay otros equipos que lo están haciendo mejor que nosotros”, apuntó.

El costarricense sabe que “la adaptación” con el nuevo entrenador, Rubén de la Barrera, “tiene que ser rápida” porque no hay tiempo. “Confiamos en el trabajo que estamos haciendo para sacar a relucir nuestra mejor versión”, añadió Celso Borges esta mañana en Abegondo.