Vidal, ayer con sus consejeros en Abegondo. | // CASTELEIRO / ROLLER AGENCIA

La derrota contra el Compostela del domingo sacudió por completo al Deportivo. Hasta entonces la cúpula del club no se planteaba reforzar al equipo en el mercado de invierno, pero ayer presentó al joven brasileño Raí Nascimento como remedio a los males ofensivos de un conjunto que apenas contabiliza siete goles en once partidos. A ocho puntos del líder Unionistas, que esta semana visita Riazor, y con la posibilidad real de quedarse fuera de la fase de ascenso al acecho, el presidente deportivista, Fernando Vidal, repasó la delicada situación en la que se encuentra el proyecto blanquiazul. El máximo responsable del consejo de administración defendió la calidad de la plantilla pese a los malos resultados y abrió la puerta a Diego Rolan por la carga que supone su salario. El rosario de lesiones que ha padecido el equipo y la carga que representa el ascenso, argumentó, están detrás del discreto rendimiento hasta la fecha.

Defensa de los jugadores. “Sigo pensando que es una gran plantilla, pero tiene que dar el cien por cien que tiene”, aseguró Vidal sobre un grupo de futbolistas muy cuestionado por la inversión que acarrean para el club y los resultados logrados. El presidente, sin embargo, aseguró que el coste de los jugadores está alrededor de los cuatro millones de euros si se deja a un lado a Diego Rolan, cuyo salario asciende a un millón, y que se ha mantenido la estructura del club y el gasto que eso lleva aparejado pese al descenso a Segunda B gracias a la inversión de Abanca. Vidal recordó que el club tiene otras obligaciones que se llevan parte del presupuesto y mencionó la deuda derivada del concurso de acreedores, los gastos de cantera o el equipo femenino. “No somos el Madrid o el Barcelona de Segunda B. Hay otros clubs con gasto similar”, subrayó.

Rolan, salida obligatoria. Precisamente la porción importante de la partida destinada al gasto de la plantilla que se come Rolan ha persuadido al club de desprenderse del jugador después de mantenerlo en nómina durante el verano sin hacer ni siquiera la pretemporada con sus compañeros. Entonces el club argumentó que prefería que se quedase a malvenderlo por cantidades que consideraba insuficientes. El escenario ha cambiado y ahora es insostenible. “Tenemos la necesidad imperiosa de que un jugador como Rolan salga. Es inasumible en Segunda B para cualquier equipo. Si no puede ser, se quedará, pero la intención es que Rolan salga”, reconoció Vidal. “No podemos endeudar más el club”, zanjó. La fórmula en la que el delantero uruguayo dejará la disciplina blanquiazul, sin embargo, todavía no está del todo clara: “No tiene que ser necesariamente un traspaso, puede ser una ampliación y una cesión”.

La planificación deportiva, la plaga de lesiones y la presión del ascenso. Los malos resultados del equipo en el primer tramo de la temporada han puesto en entredicho la confección de la plantilla, pero Vidal aludió a los problemas que han ido apareciendo. “¿Que está mal confeccionada? Si hubiera ganado 12 partidos, sería la misma plantilla. Hay otros factores. ¿Que es mejorable? Por supuesto. ¿Que hay errores? Por supuesto. Pero es lo normal en toda plantilla. Ahora, poner en duda la categoría de los jugadores que tenemos en este equipo... Otra cosa es que no esté dando el nivel por los motivos que sea. Pero a lo mejor otra plantilla tampoco daba resultado. Si tienes 33 lesiones musculares, si jugadores como Keko no juegan desde Guijuelo...”, reflexionó. A la plaga de lesiones, según Vidal, se suma la presión del ascenso. “Desde hace unas semanas hemos notado la losa de los jugadores por ascender. Eso juega en contra. No es un problema de actitud, es un problema de exceso de responsabilidad. Hemos trabajado sobre ello”, justificó.

La figura de Richard Barral. La crisis actual, sumada a la destitución de Fernando Vázquez, ha puesto al director deportivo en una posición delicada. El presidente solo lo confirmó hasta el final de la temporada. “Soy totalmente contrario a los cambios de entrenador y lo mismo hago con la dirección deportiva. Cuando acabe la temporada hablaremos y decidiremos”, apuntó.

Las críticas de Fernando Vázquez. Vidal negó saber a qué se refería el técnico de Castrofeito cuando denunció “cosas graves” en su despedida. “No acabo de entenderlo. El día que hable con él le pediré que me lo explique”, manifestó.

Giro en el modelo de club. Fernando Vidal reconoció que el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, está “preocupado” por la situación y destacó que sin el apoyo del propietario el club no hubiera “salido a competir” en agosto. Vidal adelantó además la elaboración de una auditoría para que el club se dirija hacia un modelo “de cantera”.

La polémica de las entradas. El presidente blanquiazul insistió, tal y como hizo el club el lunes, en que la entrega de entradas a la Federación de Peñas para el partido contra el Compostela se hizo de manera correcta, aunque admitió su “predisposición” hacia el “grupo de animación del Deportivo”.

Reunión con el equipo y conjura en el vestuario

El presidente deportivista, Fernando Vidal, siguió el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Abegondo junto a los consejeros José Luis Queijeiro y Ricardo González y desveló que había mantenido una reunión con los jugadores tras la que promovió el entrenador, Rubén de la Barrera, inmediatamente después de la derrota contra el Compostela y la que organizaron los jugadores por su propia cuenta. “El lunes los jugadores, de motu propio, se reunieron en el vestuario, solos, y de lo que nos han comentado es que se dijeron las cosas a la cara”, expuso el presidente. Vidal destacó el “compromiso” que existe en el vestuario a pesar de que no se han podido cumplir las “expectativas” que había depositadas en la plantilla cuando arrancó el campeonato, pero reclamó apoyo en el contexto de dificultades actual.

21

Entrenamiento del Deportivo en Abegondo Casteleiro / Roller Agencia