Diego Villares es consciente de que el objetivo inicial del ascenso está muy complicado y es una meta prácticamente inalcanzable para el Deportivo, tal y como expresó ayer el presidente Antonio Couceiro, quien alentó al equipo para lograr una plaza en la nueva Primera RFEF, la equivalente a la actual Segunda B. Pese a la extrema dificultad, el canterano aún ve posible acabar la primera liguilla entre los tres primeros y luchar por subir. “Está difícil el primer objetivo pero, ¿por qué no? Está chungo (ascender) pero ojalá podamos equivocar, por así decirlo, al presidente y dar la sorpresa”.

El anuncio de Couceiro garantizando la continuidad del club "pase lo que pase" no cambia la manera de afrontar la competición, según Villares. “Algo siempre tranquiliza pero sí es verdad que el objetivo en el vestuario siempre es el mismo. Nadie cambia el objetivo de un día para otro o la imagen con la que afrontamos estos tres partidos”, añadió el joven.

El centrocampista blanquiazul ve al equipo “concienciado desde la semana anterior en poder ganar este partido” del domingo (19.00 horas) en Riazor contra el Pontevedra. “Estamos con ganas de que llegue para poder sacarlo adelante”, recalcó al respecto Villares esta mañana en Abegondo.