Como un cohete corrió hacia el córner Diogo Salomão para celebrar su histórico gol en el Camp Nou (2-2) con el que evitó el descenso del Deportivo aquel agónico 23 de mayo de 2015 en la última jornada, cuando todo parecía perdido tras los dos tantos de Messi. Entre Lucas Pérez y el portugués sacaron al Dépor de un gran lío sumando un punto imprescindible para agarrarse a Primera. “Es el momento más importante de mi carrera hasta el día de hoy —recuerda emocionado el luso—. Me marcó muchísimo”. Seis años después y dos categorías más abajo, el equipo coruñés llega al cierre de la primera fase metido en otro lío mayúsculo, porque no depende de sí mismo para acabar entre los tres primeros, pero Salomão cree que “con suerte se puede lograr el milagro una vez más”. “Hay que creer hasta el final”, proclama el extremo del Santa Clara.

Hasta que el árbitro pita el final cualquier situación, hasta la más complicada, puede cambiar y acabar con un final feliz, como pudo comprobar el portugués en el campo del Barça. “Sabíamos que el empate nos podía valer pero después de los dos goles de Messi la verdad es que te encuentras en el campo un poco perdido, esa es la realidad, porque tienes que hacer una remontada muy complicada en el Camp Nou. Sabíamos de la dificultad que teníamos pero ahora, aunque no depende solo del Dépor, hay que creer hasta el final porque las cosas cambian en el fútbol de un momento a otro y estoy convencido de que el Dépor sí va a ganar este domingo y con suerte va a poder estar en el grupo del ascenso”, argumenta el exjugador blanquiazul, que guarda en su memoria aquel episodio como “el momento más emotivo hasta hoy”.

Faltaba un cuarto de hora, el Dépor perdía 2-1 y Salomão aprovechó un rechace tras una falta directa lanzada por Medunjanin: “En ese momento solo miré la portería, no pensaba en otra cosa. Sabía que íbamos a tener muy pocas oportunidades de tirar. Arriesgué y fui feliz”. De inmediato corrió hacia la esquina con los brazos en alto hacia los valientes deportivistas que no daban crédito desde lo alto del colosal graderío azulgrana. “Me di cuenta de que estaba todo el estadio callado y los del Dépor estaban allí arriba en minoría haciendo una fiesta. Corrí hacia el córner para estar más cerca de donde estaban para celebrarlo con ellos y con los compañeros”.

“Lo recuerdo con mucho cariño. La dificultad ahora es muy grande porque el Dépor no depende de sí mismo pero aún tiene la opción, si gana y se dan otros resultados, de poder estar ahí, en el grupo del ascenso. En eso hay que creer hasta el final. Mientras haya un pelín de esperanza, hay que tenerla hasta el final y pelear por eso. Estoy seguro de que el Dépor va a ganar el domingo su partido y con suerte claro que se puede lograr el milagro una vez más, estar en ese grupo y quizá conseguir ascender a Segunda esta temporada. Tiene que subir lo más rápido posible porque no es una categoría [la Segunda B] que refleja la calidad y la grandeza del club”, argumenta.

Siempre está “pendiente de los resultados” del Dépor e intenta “ver los partidos por internet” porque siente “un cariño especial” tanto hacia el club como hacia a A Coruña. “Viví grandes años de fútbol allí y muy buenos años en el ciudad. Es un sitio que me marcó muchísimo”. También se siente “muy a gusto” ahora en el Santa Clara, con el que acaba contrato el 30 de junio. Después de tantas idas y venidas desde el Sporting de Portugal al Dépor, con el que jugó 60 encuentros en cuatro campañas diferentes, para él “sería bonito” volver a vestir de blanquiazul en el futuro. “Es un club donde estuve muy a gusto y donde fui muy querido por toda la gente. Sería siempre especial para mí poder volver algún día”, añade el atacante, de 32 años.

El exdeportivista Salomão, durante un partido con el Santa Clara. |  // LO

El exdeportivista Salomão, durante un partido con el Santa Clara. | // LO

Compañero de Rui Costa, que rinde “muy bien”

Diogo Salomão pasó por el Mallorca tras su última etapa en el Deportivo y luego jugó en dos clubes de Bucarest —el Dinamo y el FCSB, con un paréntesis en el Al Hazm de Arabia Saudita— antes de regresar a Portugal para enrolarse en el Santa Clara. Esta temporada estaba teniendo mucha continuidad en la Primera lusa pero una lesión de tobillo le mantiene de baja desde finales de febrero. Ahora ultima su recuperación para volver a competir junto al delantero Rui Costa, incorporado al equipo de las Azores en el pasado mercado invernal desde el Deportivo. “Entró muy bien en el grupo. Teníamos la necesidad de un punta y la verdad es que está muy bien. Ha metido dos goles en pocos partidos. Es un elemento importante porque está ayudando bastante en el ataque y ha concretado las jugadas”, explica Salomão sobre su compatriota y compañero en el Santa Clara de la máxima categoría de su país.