El Deportivo se sumó ayer a las innumerables muestras de pesar por el fallecimiento del exportero del Barcelona y el Málaga, y hasta ahora director deportivo del Oviedo, Francesc Arnau Grabalosa. “Nuestro pésame y toda nuestra fuerza para su familia, amigos y todos los que formáis parte del Oviedo”, contestó el club coruñés en las redes sociales a la publicación de la entidad azul sobre la muerte del exfutbolista a los 46 años. Su cuerpo fue hallado junto a un acceso ferroviario en Oviedo en circunstancias que se investigan.

El hasta ayer director de fútbol del Deportivo, Richard Barral, destacó la integridad profesional y fidelidad personal de Arnau. Barral se mostró “consternado por la muerte” de su amigo, con el que ha mantenido en los últimos años “una relación estrecha” que se fue “fortaleciendo” con el paso del tiempo, tanto en el ámbito profesional como en el personal. “Como profesional era íntegro y siempre coherente en la toma de decisiones. Y como amigo, era respetuoso, honesto, discreto y fiel”, valoró. Barral lamentó la pérdida de Arnau, con el que conversó esta misma semana y al que va a extrañar. “Va a dejar un gran vacío en toda la gente que le queremos. Le voy a echar mucho de menos”, añadió Richard Barral horas antes de que el club coruñés anunciara el final de su etapa en el organigrama del Deportivo.

A las innumerables muestras de dolor por el fallecimiento de Arnau se sumó también el exentrenador del Deportivo Pepe Mel, ahora en la Unión Deportiva Las Palmas. “Nos hemos levantado todos con una noticia impactante y muy triste para el mundo del fútbol. Le conocía, y en todo lo que pude hablar con él, multitud de veces, era un tío encantador. Estamos consternados por la noticia de su muerte”, afirmó el técnico madrileño.