Se hizo de rogar y hubo cinco fichajes por el medio, pero el Dépor acaba de cerrar la segunda de muchas salidas de futbolistas con contrato en vigor que aún debe concretar en su plantilla. Se trata de Carlos Abad, con el que ha llegado a un acuerdo para rescindir la vinculación que unía a ambas partes hasta el próximo 30 de junio de 2022. El meta canario, formado en el Tenerife y que llegó a A Coruña tras jugar en la primera división griega, se marcha después de haber tenido mucho protagonismo en el inicio de liga con Fernando Vázquez y acabar la temporada a la sobra de Lucho García, en el que confío Rubén de la Barrera en el tramo final. Tras el fichaje de Ian Mackay y la renovación de Pablo Brea, al meta colombiano se le ha instado también a buscar equipo, a pesar de que el verano pasado firmó hasta 2023.

La rescisión de Carlos Abad es la segunda de este verano tras activar el Dépor en los primeros días de trabajo de la nueva secretaría técnica una cláusula en el contrato de Nacho González para finiquitar de manera inmediata la vinculación. Y no se espera, ni mucho menos, que sea la última.