Keko Gontán vuelve a la casilla de salida. El madrileño acabó la temporada en su mejor momento como jugador del Deportivo y, con el ascenso ya en el limbo, a la espera de conocer de boca de la nueva secretaría técnica cuáles eran los planes para él. Esa conversación ya se ha producido, también con el técnico, y el mensaje principal es que el club cuenta con Keko Gontán para la próxima temporada, algo que no ha ocurrido con otros futbolistas de peso, como es el caso de Celso Borges. Eso sí, le ofrece al interior blanquiazul la posibilidad de que explore el mercado y busque acomodo en una categoría profesional, donde ha transcurrido gran parte de su dilatada carrera. Entenderían su salida y no le pondrían problemas y ahora es el propio Keko el que debe decidir qué hacer con su futuro inmediato con un ojo puesto en lo que encuentra fuera y otro en lo que le ofrecen el Deportivo y A Coruña.

La situación remite a la del verano pasado, donde la comunicación fue muy parecida y acabó quedándose tras una renegociación de las condiciones contractuales de Segunda División, inasumibles para el club. Es probable que se acabe produciendo una situación similar a la de hace un año, ya que la idea del Deportivo es matizar los emolumentos de los contratos de mayor peso económico y más largos de la plantilla, ya que la política será de contención del gasto después de tener que sufragar Abanca todas las pérdidas del ejercicio pasado.

El ex del Málaga es uno de los futbolistas de la plantilla con una vinculación más larga junto a Uche Agbo, hasta 2024. Ambos llegaron en el mercado de invierno de 2020, antes de la pandemia, y apostaron por quedarse en Riazor, a pesar del descenso a Segunda B. En el caso de Gontán, pesó el pasado verano y sigue pesando en estos momentos el hábitat deportivo y personal que ha encontrado en A Coruña, a pesar de que el equipo coruñés se quedó a nada de luchar por subir a Segunda y luego tuvo que fajarse para quedarse en Primera Federación ante el fuerte ritmo de Racing de Ferrol y Numancia.

Keko Gontán ha jugado en diez clubes desde que debutó en Copa con el Atlético en 2008 y en alguno ha estado en más de una etapa, como es el caso del Valladolid y el Málaga. Si decide quedarse en el Dépor, será su etapa más longeva en una de esas entidades del fútbol español, junto a los tres años que jugó en La Rosaleda. Vino a A Coruña para asentarse y es un aspecto que puede acabar siendo importante en su decisión.

Siga o no Keko en A Coruña el Dépor debe afrontar la reconstrucción de su juego de bandas después de que la temporada pasada no terminase de funcionar, salvo en el tramo final de temporada en el que Keko recuperó su nivel.

La decisión de no renovar a Raí y de no prolongar la cesión de Lara lo dejan a él y a Borja Galán como las únicas opciones para esas demarcaciones en el equipo y ninguna con el futuro 100% en A Coruña. El club negocia con el Leganés la cesión del brasileño William de Camargo que puede actuar en esas demarcaciones, pero necesita más efectivos para no volver a echar de menos futbolistas de desborde y que marquen la diferencia. Es otra de las zonas a reconstruir en un equipo que vivirá una revolución. La decisión de Keko marcará algunos de los movimientos.