El Juvenil A del Deportivo conquistó el domingo el título que lo consagra al mejor equipo del país en la categoría. Este año se cumplía exactamente el 25 aniversario de la única ocasión en la que el club levantó un trofeo generalmente reservado a las canteras de los clubes más poderosos. Una vez más se lo llevó con merecimiento y contra pronóstico. El triunfo en Marbella representa otro hito igual de importante y encumbra a una generación de futbolistas criados desde la base. Un día después, y tras una temporada para el recuerdo, lo asimilaban junto al técnico que los ha guiado de manera inigualable en la fase final de su formación, Óscar Gilsanz, con normalidad y tranquilidad.

Las esperanzas depositadas en ellos en un momento delicado del club, justo en el que también se pretende edificar un proyecto basado en la cantera, podrían elevar la presión y acelerar un proceso que deberá tutelar el club según su maduración. Será tarea de los responsables de las categorías inferiores y de la secretaría técnica decidir los pasos a seguir sin que aparezcan los obstáculos de antes. En el seno del Juvenil así lo entienden también.

Plantilla y cuerpo técnico del Juvenil A, ayer en el estadio de Riazor. | // ARCAY / ROLLER AGENCIA

“Cada paso que se dé ahora será diferente. No todos necesitan o no todos piden el mismo ritmo de pasos hacia adelante. Y en ese ritmo estará un poco la clave del futuro. Ahora mismo los propios jugadores comentan ese ambiente, esa familia que se crea, y seguramente si les preguntas le gustaría seguir todos juntos. Es difícil, pero hay que darle normalidad y continuidad siempre que se pueda”, reflexionó ayer Gilsanz antes del recibimiento a su equipo en el Ayuntamiento y en el estadio de Riazor.

Así celebraron los juveniles del Dépor el título de la Copa de Campeones tras el pitido final RFEF

Sus jugadores tampoco tienen prisa, en vista de las palabras ayer de Mario Domínguez, capitán y autor del primer tanto de la final, y Noel López, que firmó un doblete y dio una asistencia. Ninguno de los dos quiere dar pasos en falso después del título y ganarse la posibilidad de disputar la próxima temporada la Youth League, la Champions League juvenil. “Está claro que ganar la Copa de Campeones y tener ahí la Youth League suena bien, pero hay que ir pasito a pasito. Está el Fabril y luego el primer equipo. Sabemos que esto (ganar la Copa) no es lo que te va a dar de comer dentro de cinco años. Si las cosas van bien y seguimos trabajando, seguro que tendremos oportunidades de llegar a ese nivel”, argumentó Mario.

93

El Dépor le gana al Barcelona la final de la Copa de Campeones y es el mejor juvenil de España RFEF

Todos sueñan con la posibilidad de llegar al primer equipo, buena parte de ellos desde que empezaron su formación en las categorías inferiores deportivistas, pero ahora le toca al club gestionar su continuidad al mismo tiempo que les llegan ofertas por su gran temporada. “Esto acaba de empezar”, destacó ayer Noel. “Las personas que tiene cada uno alrededor te dicen que hay que tener los pies en el suelo y siempre nos dan ese toque. Ninguno piensa ahora en qué hacer o no hacer, lo más importante es ponerse de acuerdo con el club y jugar donde sea mejor”, añadió sobre lo que les espera después del título de la Copa de Campeones.