El Deportivo se ha fijado en el brasileño Vinicius Tanque para reforzar la delantera, actualmente bajo mínimos con Miku y Quiles como únicos puntas en nómina, pero es una operación de muy difícil encaje debido a la actual situación económica del club coruñés. El secretario técnico, Carlos Rosende, fue quien contactó con su representante, Felipe Melo, para interesarse por su situación, pero sin plantearle de momento ninguna propuesta concreta por el ariete de 26 años, recién desvinculado del Cartagena y, por lo tanto, agente libre para negociar con quien quiera. Otros tres clubes punteros de Primera RFEF sí trasladaron ofertas en firme por el goleador, que tiene previsto decidir de manera inminente su destino, muy probablemente mañana. El Atlético Baleares, con el que jugó cedido la pasada temporada, es uno de los equipos mejor posicionados para hacerse con los servicios del potente delantero.

Vinicius Tanque estuvo a las órdenes de Borja Jiménez en el Cartagena, al que llegó en enero de 2020 procedente del Botafogo. Anotó dos goles en cuatro partidos hasta el parón por la pandemia y luego fue partícipe del ascenso a Segunda del conjunto albinegro, titular junto al deportivista William de Camargo en el duelo definitivo contra el Atlético Baleares, donde jugó cedido la pasada temporada y con el que firmó once goles en 24 encuentros en Segunda B. Tenía un año más de contrato con el Cartagena, pero la continuidad del ariete exdeportivista Rubén Castro en Cartagonova y el fichaje de Alfredo Ortuño para la delantera, así como su condición de extracomunitario, le cerraron las puertas para jugar en Segunda y desencadenaron su rescisión, sellada el jueves.

En Primera RFEF no hay límite de extracomunitarios, así que Vinicius Tanque es uno de los futbolistas libres más codiciados en la categoría gracias a su gran capacidad rematadora y a su enorme potencia y fortaleza física. De ahí su apodo, Tanque. Según el entorno del futbolista, el deseo del brasileño es encontrar por fin una estabilidad, por lo cual el nuevo contrato que firmará será de dos años de duración, como mínimo. Esas mismas fuentes tienen en cuenta el interés del Deportivo, porque se trata de un gran club, no un equipo más, pero optan por no profundizar sobre la posibilidad de jugar en Riazor cuando, recuerdan, hasta el momento no les ha llegado ninguna oferta desde A Coruña.