El internacional costarricense Celso Borges tiene previsto regresar a finales de semana a A Coruña después de haber participado en la Copa de Oro con su selección nacional, que cayó en cuartos de final, y lo hará con su futuro en el aire.

El veterano futbolista destacó con su selección, con la que marcó dos goles en los primeros partidos del campeonato y, además, igualó el récord de partidos con el combinado 'tico' (135) que tenía Walter Centeno.

Después de su buen papel con Costa Rica, regresa a la realidad del Deportivo, que le ha incluido en la relación de transferibles por su alta ficha.

Borges volvió a enfundarse la camiseta blanquiazul la temporada pasada en Segunda División B, pero su rendimiento estuvo por debajo de lo que esperaba el club.

Eso, unido a las pérdidas económicas de la entidad deportivista, que le han llevado a presentar a sus empleados un Expediente de Regulación de Empleo, han puesto al costarricense en el mercado.

En la misma situación se encuentran el uruguayo Diego Rolan, el argentino Fede Cartabia y el nigeriano Uche Agbo, que cuentan con permiso del club para ausentarse de la pretemporada y encontrar nuevo destino.

Los cuatro no estarán este miércoles en el primer amistoso del cuadro coruñés, ante el Racing Villalbés en la localidad lucense de Vilalba, un partido que iba a celebrarse el pasado sábado y que fue aplazado por un caso de COVID-19 en la plantilla del Dépor.

Borja Jiménez citó a 22 futbolistas, entre los que no están por lesión Jorge Valín y Pablo Brea, así como Alberto Benito, que permanece en su domicilio con trabajo individualizado hasta que dictaminen los servicios médicos.