Justo cuando enfila la recta final del mercado de fichajes, el Deportivo concreta un movimiento que le posibilita cumplir con uno de los dos grandes cometidos que tenía en la planificación deportiva antes de fin de mes: encontrar un sustituto a Keko. El club coruñés acuerda con el Valladolid la cesión por una temporada de Víctor García (Valencia, 1997), jugador de diestro de banda que la pasada temporada estuvo a préstamo en el Sabadell, en Segunda, pero que no contaba para la entidad pucelana para su ambicioso proyecto en la categoría de plata.

El fichaje de Víctor, quien ya se entrena en Abegondo tras ser anunciada oficialmente su incorporación, supone un regreso a A Coruña, ya que desarrolló su fútbol en la campaña 2018-19 en el Fabril e incluso pudo debutar con los mayores como titular en un partido de Copa del Rey en Zaragoza a las órdenes de Natxo González. Su paso por Abegondo fue efímero ya que, a final de esa temporada, con el Dépor aún en Segunda y el Fabril descendido a Tercera, buscó acomodo en Pucela, de donde vuelve dos campañas después, pero con un rol muy diferente en el equipo.

Víctor es el tercer jugador que llega del recién descendido Sabadell tras Ian Mackay y Jaime Sánchez. A pesar del revés deportivo del cuadro catalán, los tres futbolistas tenían ofertas de Segunda, pero acabaron decantándose por la opción de jugar en Riazor. En el caso del extremo, cedido por el Valladolid, tuvo opciones en los últimos días en la categoría de plata, pero en cuanto apareció la entidad de la plaza de Pontevedra, ya con fuerza y para negociar, le dio prioridad al regreso a un club, al que se siente unido porque fue el que le dio la oportunidad de debutar en el fútbol profesional, además de los lazos personales generados en un año de estancia en A Coruña.

Su contratación llega para reforzar un juego de bandas muy debilitado durante todo el verano, tal y como ha recalcado en más de una ocasión Borja. Una situación que se vio agravada hace una semana por las salidas sobre la bocina y antes de activar el ERE de Fede Cartabia y, sobre todo, de Keko Gontán, con el que la secretaría técnica deseaba contar en el presente ejercicio. Ambas partes tenían voluntad de entendimiento para que siguiese, pero las diferencias fueron insalvables y se acabó acordando una rescisión. En ese momento, el Dépor volvió a activarse en el mercado de jugadores de banda, que había dejado aparcado tras la contratación de Carlos Doncel, el zurdo que llegó también de Pucela, pero tras rescindir y un año de rodaje en Segunda con la Ponferradina.

Víctor García se jugará un par de puestos en el once con Doncel, con el que coincidió en el Valladolid B, y con otra de las incorporaciones, William de Camargo, que parece partir con ventaja sobre el resto de competidores. No son los únicos que aspiran a jugar en esas posiciones, ya que el técnico ha utilizado en los últimos partidos a Alberto Quiles tirado a la banda derecha con la idea de subsanar el déficit que tenía en esa zona y de dar cabida al onubense, a Menudo y Miku en su apuesta inicial. El complemento de la casa para ese puesto es Yeremay Hernández, Peke, que ha ido de menos a más en la pretemporada y que, de entrada, tendrá ficha del Fabril. Además de Víctor, Borja quería otro jugador más de banda, pero la secretaría técnica veía la zona cerrada con el sustituto de Keko. En los próximos días se despejarán las dudas y se sabrá qué tesis ha cogido fuerza en las últimas horas en un Dépor que aún tiene trabajo aún en entradas y salidas, algunas afectadas por un ERE.