El Deportivo ya es el único equipo de la Primera RFEF que puede presumir de arrancar la temporada con pleno de victorias. Ayer cayó el Rayo Majadahonda, con el que el conjunto blanquiazul se disputaba el liderato de su grupo, y Atlético Baleares y Villarreal B empataron en el otro. El conjunto que dirige Borja Jiménez se queda como el único de la categoría que ha sumado los nueve puntos posibles.

El Deportivo firma así un inicio inmaculado en el que enlaza tres jornadas ganando y además con buenos registros goleadores y sin encajar. Ian Mackay se mantiene imbatido y el equipo se ha mostrado contundente en el área contraria con un total de nueve goles anotados.

Solo hay tres equipos más en la categoría que aún no han recibido ningún tanto (Badajoz, Atlético Sanluqueño y Nàstic.) y muy pocos que hayan exhibido la capacidad goleadora del Deportivo. Después de las tres primeras jornadas, el conjunto de Borja Jiménez es el que más tantos acumula.

La goleada frente al Calahorra del domingo confirmó el buen momento que atraviesa el equipo y especialmente sus delanteros. Los tres anotaron ante el conjunto riojano. Entre Quiles, Miku y Noel han despejado las dudas que podían existir durante la pretemporada.

El Deportivo se ha mostrado además eficaz en su propia área. Aún no ha encajado ningún gol y ha destacado por su solvencia defensiva. También a lo largo del verano había mostrado cierta debilidad en esas acciones, pero en el arranque de temporada acumula minutos sin encajar. Una importante cuota de responsabilidad en ello la tiene Ian Mackay, decisivo contra el Tudelano para salvar la victoria y el domingo en Calahorra para evitar el empate de los riojanos en la primera parte, con 0-1 todavía en el marcador.

Los números y las sensaciones del equipo confirman un arranque esperanzador que el sábado en Riazor frente al Badajoz tendrá su primera prueba de nivel importante, ante otro de los equipos con mejores registros y uno de los máximos aspirantes a la zona alta de la tabla.