El Deportivo ha firmado un arranque de temporada inmaculado que lo convierte en el único equipo de toda la categoría todavía invicto. Cuatro partidos después, el conjunto de Borja Jiménez ha sumado todos los puntos en juego sin haber encajado ni un solo gol y tras anotar diez. Nadie ha marcado más que los blanquiazules, que el domingo se jugarán en Salamanca frente a Unionistas el liderato del grupo. Antes consiguieron una victoria de mérito en Riazor ante el Badajoz, otro de los máximos aspirantes a ocupar una de las posiciones de cabeza al final de la temporada. El Deportivo lo derrotó con una versión menos vistosa de la que ofreció en su primer partido en casa, contra el Celta B, apoyado en la efectividad de Alberto Quiles en este inicio de campeonato y la fiabilidad de Ian Mackay.

Invicto e imbatido. El Deportivo puede presumir después de cuatro jornadas de ser el único equipo de la Primera RFEF que ha ganado todos sus partidos, pero no es el único invicto. Unionistas, próximo rival de los blanquiazules, tampoco ha perdido todavía, igual que el UD Logroñés, el Villarreal B, el Atlético Baleares, el Alcoyano y el Atlético Sanluqueño. El equipo de Borja Jiménez, además, aún no ha encajado ningún tanto en lo que va de campeonato. Solo hay otro conjunto en toda la categoría que pueda presumir de lo mismo: el Atlético Sanluqueño. El club andaluz, sin embargo se queda lejos de los registros goleadores del Deportivo.

Puntería en ataque. Los diez goles anotados por los blanquiazules lo convierten en el máximo anotador de la categoría, en pugna con los nueve que contabiliza el Villarreal B y los ocho del Atlético Baleares. En lo que va de temporada, el Deportivo ha exhibido pegada para golear al Celta B (5-0) y al Calahorra (0-3). Contra Tudelano (0-1) y Badajoz (0-1) tiró de efectividad para aprovechar las ocasiones de las que dispuso. El sábado contra el Badajoz, por ejemplo, no tuvo muchas y le tocó sufrir para sacar adelante un partido frente a un rival atrevido y que le puso en aprietos en Riazor. La mejor oportunidad que tuvo supo aprovecharla después de una combinación entre Héctor y William que acabó rematando Quiles.

Dos referencias para un Dépor coral y con alternativas. El delantero onubense se ha convertido en uno de los jugadores más destacados de este tramo inicial del curso gracias a sus tres tantos y el rol que ha asumido en el juego del equipo. Desplazado al costado derecho casi por obligación durante la pretemporada ante la falta de recursos que tenía Borja Jiménez en esas posiciones, Quiles ha encontrado un ecosistema en el que lucen sus cualidades para asociarse y crecer El sábado contra el Badajoz sorprendió entrando desde la segunda línea después de que su compañero Miku le abriera un descampado en el área. Los goles del delantero lucen tanto como las paradas de Mackay, decisivo también en los resultados del Deportivo en estos primeros cuatro partidos, pero Borja Jiménez ha conseguido darle forma a un grupo que funciona de manera coral y que posee numerosas alternativas. Los ha empleado a todos, a algunos incluso fuera de su posición natural, como en el caso de Villares el sábado en el lateral derecho, y con buenos resultados.

Riazor, también decisivo. El Deportivo ha recuperado el efecto de su estadio y de su público, perdido durante el decepcionante curso pasado por las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia. Riazor vuelve a impresionar y aparece como elemento diferencial para alcanzar el objetivo de final de temporada.