Liaño, Rekarte... Hace unos años no había que decir mucho más para que otro aficionado del Dépor completase sin detenerse los otros nueve elegidos de una formación que se recitaba casi como una lección, la más dulce. Los onces de carrerilla eran entonces signo de buen hacer, de conjunto cuajado y exitoso, pero esos tiempos ya son historia y el proyecto de Borja es una buena muestra de que los equipos se sustentan en sus plantillas más que en sus formaciones iniciales, en la capacidad para tener a todo el vestuario metido en la dinámica del grupo, en la consecución del objetivo. Salvo Mackay, Héctor, Álex, Elitim, Quiles y Miku, todo ha sido, de momento, susceptible de cambio o de permuta de posición en este Deportivo.

En Salamanca llegó el quinto lateral derecho titular en cinco partidos, la principal fuente de preocupaciones y de sustituciones para el técnico. Lapeña esquinaba su posición y dejaba el eje, desde donde había sido el líder de la defensa. Suplía en esa posición a Trilli, Alberto Benito, Víctor García y Villares. El equipo coruñés perdió por el centro y no fue capaz de tapar el agujero en el costado entre él y Elitim. Pero las modificaciones, también por lesiones, por contagio o simplemente por decisión técnica, también han afectado, sobre manera, al centro de la retaguardia. Los cuatro centrales han sido titulares ya. A Jaime Sánchez le frenaron las lesiones, Pablo Trigueros gana espacio a domicilio y Borja Granero fue el último en ser titular tras semanas en el banquillo. Salvo Lapeña, todos han salido de inicio en dos partidos. Héctor se mantiene inamovible en la izquierda, en parte, por sus buenas prestaciones y, en parte, por la lesión de su competidor, pero Diego Aguirre lleva tiempo llamando a la puerta. Borja Jiménez ya dijo que tenía a los “dos mejores” 3 de la categoría y que en consecuencia los iba a utilizar y a combinar en favor de los intereses del equipo.

El siguiente punto de conflicto para Borja Jiménez es el acompañante de Álex Bergantiños y por extensión la conformación del resto del centro del campo con Quiles como intocable. Con el capitán y el colombiano como fijos, Villares ha estado a su lado en tres partidos y De Vicente en dos. Y ante Unionistas hubo una nueva variante que dio con Mario Soriano por primera vez entre los elegidos al volcarlo a él a la izquierda y a Juergen a la derecha, una posición en la que el ex del Watford perdía radio de acción. Fue, de esa manera, que Borja Jiménez solucionó las dudas que le plantea la banda izquierda. William de Camargo ha sido titular en tres de los cinco partidos, pero fuera de casa el técnico suele quiere darle un toque diferente a esa posición. En Tudela sí fue titular el brasileño, pero en Calahorra tiró de Doncel y en el Reino Sofía lo relevó como un cambio táctico en el que el protagonismo fue para el jugador a préstamo del Atlético.

La portería y la delantera son las líneas que no ha tocado el técnico en estos partidos. Mackay es una de las razones del gran arranque blanquiazul y en ataque Jiménez suele aguantar en el césped a sus dos arietes hasta los minutos finales para dosificar la irrupción de Noel. En ese sentido, la comodidad de Quiles en la derecha y la falta de alternativas senior al venezolano hacen que tampoco sobren piezas y que la situación no invite a modificaciones. Mientras tanto, Borja ya empieza a pensar en su apuesta para el viernes.

Trilli, a la izquierda, junto a Keko Gontán este verano. | // RCD Carlos Miranda

Recuperar a Trilli, el objetivo inmediato

El Dépor tendrá una corta, pero intensa semana de trabajo en la que ha arrancado con Pablo Trigueros, Jorge Valín y Trilli en la enfermería. El central está descartado y con el coruñés no habrá prisas, ya que viene de una lesión de larga duración, de la que fue operado este verano. El gran objetivo, por su nivel y por los quebraderos de cabeza que está dando el lateral, es recuperar al juvenil de Ortigueira. Trilli se lesionó hace un mes en un partido con la selección española sub 19 tras hacer su debut una semana antes con el Dépor ante el Celta B y después de que su musculatura le mandase varios avisos. Ayer hizo parte del trabajo con el grupo avanzando en esa última fase de la recuperación que le otorgará el alta en breve. Uno de los puntos de interés es si Borja puede contar con él el viernes ante la SD Logroñés, si está para ser titular o si debe esperar por él un encuentro más, para la visita a Irún.