Su carrera no es aún extensa, pero a Salva Ruiz (Albal, 1995) le ha tocado afrontar ya varias reválidas. La más importante fue pasar por el proceso de recuperación y de regreso al fútbol profesional tras superar una aplasia medular que le tuvo dos años fuera de los terrenos de juego. Ahora, después de tiempos oscuros y en declive en el Deportivo, vuelve a resurgir en uno de los clubes punteros de su tierra, al que volvió este verano para llevarlo de vuelta al segundo escalón nacional.

El valenciano ha jugado todos los partidos de este recién estrenado campeonato (9) y fue sustituido en un único encuentro, con lo que tan solo se ha perdido 23 minutos en todo el campeonato. Esa continuidad, que parecía imposible en A Coruña dado su historia de lesiones musculares en los dos últimos ejercicios, le ha permitido ir asentándose y ganar en confianza hasta el punto de atreverse a aportar de cara a la portería contraria. Suyos han sido dos de los goles en las últimas tres jornadas del Castellón que han contribuido a lograr dos victorias a domicilio ante el UCAM Murcia (0-1) y el San Fernando (1-2).

Si en el Dépor eran todo dudas y frenazos, ahora en Castalia empieza a soltarse y buena prueba de ello son sus goles y la forma de conseguirlos. En el primero aprovechó un balón suelto para probar desde la frontal y el tanto acabó en la red tras ser desviado por un defensor, pero en el segundo ya fue capaz de iniciar la jugada y culminarla en el área pequeña con un disparo cruzado. Una acción que describe a un futbolista en crecimiento y que se atreve.

En A Coruña jugó 25 partidos en su primer año y ya en el segundo su contribución bajó a 16, no muy lejos de los nueve actuales, a pesar de estar por delante de Héctor en las preferencias de Fernando Vázquez. Es te verano el Dépor decidió negociar la rescisión para que ambas partes buscasen un nuevo camino y creciesen por separado.